El consejo del escarmiento las más de las veces llega tarde.

Francisco de Quevedo

No hay nada tan rápido como un sentimiento de antipatía.

Louis Charles Alfred de Musset

Para una mujer, el primer beso es el final del principio; para un hombre, el comienzo del final.

Helen Rowland

La experiencia y la filosofía que no conducen a la indulgencia y a la caridad, son dos adquisiciones que no valen lo que cuestan.

Alejandro Dumas (hijo)

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.

Jorge Luis Borges

Antes de casarme tenía seis teorías sobre el modo de educar a los niños. Ahora tengo seis hijos y ningún teoría.

John Wilmot

Hay que guardarse bien de un agua silenciosa, de un perro silencioso y de un enemigo silencioso.

Proverbio judío

No hay que vender la piel del oso antes de haberlo matado.

Refrán

La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarán de nosotros una vez muertos y enterrados.

Ernesto Sábato

La forma más rápida de doblar tu dinero es plegar los billetes y metértelos de nuevo en el bolsillo.

Will Rogers


Heráclito de Efeso


Los asnos prefieren la paja al oro.


Más vale apagar una injuria que apagar un incendio.


Muerte es todo lo que vemos despiertos; sueño lo que vemos dormidos.


Con tanto ardor deben los ciudadanos pelear por la defensa de las leyes, como por la de sus murallas, no siendo menos necesarias aquéllas que éstas para la conservación de una ciudad.


Si no esperas lo inesperado no lo reconocerás cuando llegue.


A todo hombre le es concedido conocerse a sí mismo y meditar sabiamente.


Los perros sólo ladran a quienes no conocen.


El sol es nuevo cada día.


Los buscadores de oro cavan mucho y hallan poco.


Para Dios todo es hermoso, bueno y justo. Los hombres han concebido lo justo y lo injusto.


Sin esperanza se encuentra lo inesperado.


Todo cambia nada es.


Todas las leyes humanas se alimentan de la ley divina.


Los médicos cortan, queman, torturan. Y haciendo a los enfermos un bien, que más parece mal, exigen una recompensa que casi no merecen.


Los hombres intentan purificarse manchándose de sangre. Es como si, después de haberse manchado con barro, quisieran limpiarse con barro.


Inmortales, mortales, inmortales. Nuestra vida es la muerte de los primeros y su vida es nuestra muerte.


La enfermedad hace agradable la salud; el hambre la saciedad; la fatiga el reposo.


En el círculo se confunden el principio y el fin.


Dios es día y noche, invierno y verano, guerra y paz, abundancia y hambre.


Nadie se baña en el río dos veces porque todo cambia en el río y en el que se baña.


Son distintas la aguas que cubren a los que entran al mismo río.



Heráclito de Efeso

Heráclito de Efeso, (540 AC-470 AC) Filósofo griego.