La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia.

John Ruskin

Como fuerza social, un individuo con una idea vale por noventa y nueve con un solo interés.

John Stuart Mill

El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo.

Johann Wolfgang Goethe

El amor de los jóvenes no esta en el corazón, sino en los ojos.

William Shakespeare

Hay que darle un sentido a la vida, por el hecho mismo de que carece de sentido.

Henry Miller

Algunos políticos sostienen que la única manera de hacer seguro a un revolucionario es darle un escaño en el parlamento.

Clive Staples Lewis

Nos escondemos en la fría indiferencia al sufrimiento innecesario de otros, incluso cuando lo causamos.

James Carroll

La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin.

Benjamin Disraeli

Cuando la lucha de un hombre comienza dentro de sí, ese hombre vale algo.

Robert Browning

La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón.

Magdalena Martínez


Novalis


Cristianismo aplicado, hecho vivo, fue la antigua fe católica, la última de estas formas. Su omnipresencia en la vida, su amor al arte, su profunda humanidad, la indisolubilidad de sus matrimonios, su comunicabilidad, amiga de los hombres, su alegría en la pobreza, la obediencia y la fidelidad, la hacen inconfundible como auténtica religión y contienen los fundamentos de su constitución.


Cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol; no vaya a ser la sombra de un pigmeo.


La cristiandad tiene que hacerse de nuevo viva y eficaz, y formarse otra vez una Iglesia visible sin respetar las fronteras nacionales, que acoja en su seno a todas las almas sedientas de lo supraterrenal y se haga gustosa mediadora entre el viejo y el nuevo mundo.


El espíritu de Dios flota sobre las aguas y una isla celestial se hará visible primero cual morada de los nuevos hombres, cual cuenca de la vida eterna sobre las olas que refluyen.


El auténtico observador contempla tranquila y despreocupadamente los nuevos tiempos revolucionarios.


Los soberanos huéspedes de ojos llenos de destino.


El cristianismo es de tres formas. Una es el elemento generador de la religión como alegría propia de toda religión. Otra, la función mediadora como fe en la omnicapacidad de todo lo terreno para ser el vino y el pan de la vida eterna. Y es la fe en Cristo, su madre y los santos. Escojan la que quieran, escojan las tres, es lo mismo, serán cristianos y miembros de una comunidad única, eterna, indeciblemente feliz.


La libertad es el gran espejo mágico donde toda la creación pura y cristalina se refleja; en ella se abisman los espíritus tiernos y las formas de la naturaleza entera.


Tengamos tan sólo paciencia, vendrá, tiene que venir, el tiempo sagrado de la paz perpetua, en que la nueva Jerusalén será la capital del mundo; y hasta entonces sean alegres y animosos en los peligros del tiempo, compañeros de mi fe, anuncien con la palabra y las obras el Evangelio divino y permanezcan fieles a la fe verdadera e infinita hasta la muerte.


Un espíritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección y que precisamente los acontecimientos que parecieron haberse dirigido en contra de su activación y amenazaban con consumar su hundimiento, han sido los signos más favorables de su regeneración.


Donde hay niños, existe la Edad de Oro.


Lo que ahora no alcanza la perfección, la alcanzará en un intento posterior o reiterado; nada de lo que abrazó la historia es pasajero, y a través de transformaciones innumerables renace de nuevo en formas siempre más ricas.


El camino misterioso va hacia el interior. Es en nosotros, y no en otra parte, donde se halla la eternidad de los mundos, el pasado y el futuro.


Las palabras son la configuración acústica de las ideas.


Todo lo individual por sí tiene una medida propia de aptitud, sólo la capacidad del género es inmensurable.


Una verdadera anarquía es el elemento generador de la religión. De la destrucción de todo lo posible, levanta ésta su gloriosa cabeza cual nueva creadora del mundo.


El poeta llena el santuario interior de nuestro espíritu con pensamientos nuevos, maravillosos y placenteros.


Cuando un poeta canta estamos en sus manos: él es el que sabe despertar en nosotros aquellas fuerzas secretas; sus palabras nos descubren un mundo maravilloso que antes no conocíamos.


Evoluciones progresivas que crecen cada vez más, son la materia de la historia.


Todos aquellos planes que no sean trazados plenamente según todas las disposiciones del género, tienen que fracasar.


Hay que escribir libros como quien compone música.



Novalis

Novalis, (1772-1801) Friedrich von Hardenberg. Poeta y filósofo alemán.