Razonar: sopesar probabilidades en la balanza del deseo.

Ambrose Bierce

El primer efecto del amor es inspirar un gran respeto; se siente veneración por quien se ama.

Blaise Pascal

Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar.

Manuel Azaña

La razón es también una pasión.

Eugeni d'Ors

La ciencia que la humanidad tiene en un momento dado depende de lo que es la humanidad en ese momento.

Georg Simmel

Ni siquiera un dios puede cambiar en derrota la victoria de quien se ha vencido a sí mismo.

Buda

Las mujeres no advierten lo que hacemos por ellas; no notan sino lo que dejamos de hacer.

Georges Courteline

¡Oh, memoria, enemiga mortal de mi descanso!

Miguel de Cervantes Saavedra

No vayas fuera, vuelve a ti mismo. En el hombre interior habita la verdad.

San Agustín de Hipona

El objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano.

Platón


Plutarco


Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una fidelidad que ellos mismos violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostengan el puesto con valor.


La amistad es animal de compañía, no de rebaño.


La paciencia tiene más poder que la fuerza.


Los cazadores atrapan las liebres con los perros; muchos hombres atrapan a los ignorantes con la adulación.


La fortuna no está hecha para los poltrones y para alcanzarla, antes que mantenerse bien sentado hay que correr tras ella.


Muchas cosas son las que el tiempo cura, no las que la razón concierta.


El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.


Un pueblo que quiere ser feliz no ha menester de conquistas.


La omisión del bien no es menos reprensible que la comisión del mal.


El trabajo moderado fortifica el espíritu; y lo debilita cuando es excesivo: así como el agua moderada nutre las plantas y demasiada las ahoga.


Para saber hablar es preciso saber escuchar.


No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor.


Las arañas atrapan a las moscas y dejan huir a las avispas.


El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás.


Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo.


Quien en zarzas y amores se metiere, entrará cuando quiera, mas no saldrá cuando quisiere.


A veces una broma, una anécdota, un momento insignificante, nos pintan mejor a un hombre ilustre, que las mayores proezas o las batallas más sangrientas.


Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible.


Quien tiene muchos vicios, tiene muchos amos.



Plutarco

Plutarco, (50-125) Escritor griego.