Seis honrados servidores me enseñaron cuanto sé; sus nombres son cómo, cuándo, dónde, qué, quién y por qué.

Rudyard Kipling

No hay mejor medida de lo que una persona es que lo que hace cuando tiene completa libertad de elegir.

William M. Bulger

La moral se esgrime cuando se está en la oposición; la política, cuando se ha obtenido el poder.

José Luís López Aranguren

Es terrible hablar bien cuando se está errado.

Sófocles

No basta que una esposa sea fiel, es menester que su marido, sus amigos y sus vecinos crean en su fidelidad.

Jean Jacques Rousseau

¡Oh, libertad gran tesoro! porque no hay buena prisión, aunque fuese en grillos de oro.

Lope de Vega

La diligencia en escuchar es el más breve camino hacia la ciencia.

Juan Luis Vives

Todo cambia nada es.

Heráclito de Efeso

Nada me inspira más veneración y asombro que un anciano que sabe cambiar de opinión.

Santiago Ramón y Cajal

La Navidad agita una varita mágica sobre el mundo, y por eso, todo es más suave y más hermoso.

Norman Vincent Peale


Santa Teresa de Jesús


Vivo sin vivir en mí y tan alta vida espero que muero porque no muero.


Lee y conducirás, no leas y serás conducido.


Si en medio de las adversidades persevera el corazón con serenidad, con gozo y con paz, esto es amor.


He cometido el peor de los pecados, quise ser feliz.


¡Ay que larga es esta vida! / ¡qué duros estos destierros! / ¡esta cárcel, estos hierros / en que el alma está metida! / Sólo esperar la salida me causa dolor tan fiero, / que me muero porque no muero.


Vivir la vida de tal suerte que viva quede en la muerte.


De devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor.


La verdad padece, pero no perece.


La vida es una mala noche en una mala posada.


La tierra que no es labrada llevará abrojos y espinas aunque sea fértil; así es el entendimiento del hombre.


No son buenos los extremos aunque sea en la virtud.


Aunque las mujeres no somos buenas para el consejo, algunas veces acertamos.


Es para mí una alegría oír sonar el reloj: veo transcurrida una hora de mi vida y me creo un poco más cerca de Dios.


Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta.



Santa Teresa de Jesús

Santa Teresa de Jesús, (1515-1582) Escritora mística española.