Felicidad es el sueño del amor y tristeza su despertar.

Madame Basta

Un ser no está completo hasta que no se educa.

Horace Mann

La honradez reconocida es el más seguro de los juramentos.

Benjamin Franklin

Amistad que acaba no había comenzado.

Publio Siro

La curiosidad de conocer las cosas ha sido entregada a los hombres como un castigo.

Michel Eyquem de Montaigne

Un hombre desenfrenado no puede inspirar afecto; es insociable y cierra la puerta a la amistad.

Sócrates

Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.

Voltaire

En el Cielo dicen Aleluya, porque en la Tierra han dicho Amén.

San Agustín de Hipona

La rebeldía es la virtud original del hombre.

Arthur Schopenhauer

Hacer felices a otros hombres: no hay nada mejor ni más bello.

Ludwig van Beethoven


Ramón Gómez de la Serna


Es difícil determinar cuando acaba una generación y comienza otra. Diríamos más o menos que es a las nueve de la noche.


Los genios son los que dicen mucho antes lo que se va a decir mucho después.


Los que matan a una mujer y después se suicidan debían variar el sistema: suicidarse antes y matarla después.


El epitafio es la última tarjeta de visita que se hace el hombre.


Lo que defiende a las mujeres es que piensan que todos los hombres son iguales, mientras que lo que pierde a los hombres es que piensan que todas las mujeres son diferentes.


Tenía tan mala memoria que se olvidó de que tenía mala memoria y se acordó de todo.


Aburrirse es besar a la muerte.


En la vida hay que ser un poco tonto porque sinó lo son sólo los demás y no te dejan nada.


El mejor destino que hay es el de supervisor de nubes, acostado en una hamaca mirando al cielo.


En realidad, los seguros de vida son seguros de muerte.


El lunar es el punto final del poema de la belleza.



Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna, (1891-1963) Escritor español. Autor de Greguerías.