No hay riqueza tan segura como un amigo seguro.

Juan Luis Vives

Las enseñanzas orales deben acomodarse a los hábitos de los oyentes.

Aristóteles

La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas.

Sigmund Freud

De las miserias suele ser alivio una compañía.

Miguel de Cervantes Saavedra

El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión.

John Ruskin

El ingenio quizás es al talento lo que el instinto a la razón.

Jules Renard

He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él.

Mark Twain

A menudo se echa en cara a la juventud el creer que el mundo comienza con ella. Cierto, pero la vejez cree aún más a menudo que el mundo acaba con ella. ¿Qué es peor?

Friedrich Hebbel

Sería muy simpático que existiera dios, que hubiese creado el mundo y fuese una benevolente providencia; que existieran un orden moral en el universo y una vida futura; pero es un hecho muy sorprendente el que todo esto sea exactamente lo que nosotros nos sentimos obligados a desear que exista.

Sigmund Freud

Si hablas mal, se hablará de ti peor.

Hesíodo


José Saramago


Las palabras son sólo piedras puestas atravesando la corriente de un río. Si están allí es para que podamos llegar al otro margen, el otro margen es lo que importa.


Nuestra única defensa contra la muerte es el amor.


El tiempo es un maestro de ceremonias que siempre acaba poniéndonos en el lugar que nos compete. Vamos avanzando, parando y retrocediendo según sus órdenes. Nuestro error es imaginar que podemos buscarle las vueltas.


Hay quien me niega el derecho de hablar de Dios, porque no creo. Y yo digo que tengo todo el derecho del mundo. Quiero hablar de Dios porque es un problema que afecta a toda la humanidad.


La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva.


Sinceramente, creo que la muerte es la inventora de Dios. Si fuéramos inmortales no tendríamos ningún motivo para inventar un Dios. Para qué. Nunca lo conoceríamos.


No me preocupa la muerte, me disolveré en la nada.


Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay.


Los escritores viven de la infelicidad del mundo. En un mundo feliz, no sería escritor.


No creo en Dios, no lo necesito y además soy buena persona.


Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.



José Saramago

José Saramago, (1922-2010) Escritor portugués.