El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan.

Arnold J. Toynbee

El hombre prudente sabe prevenir el mal, el hombre valeroso lo soporta sin quejarse.

Pitaco de Mitilene

Todos desean saber, pero pocos pagar el trabajo que vale.

Juvenal

Ningún amigo como un hermano; ningún enemigo como un hermano.

Proverbio indio

Un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano.

Honoré de Balzac

La ciencia consiste en sustituir el saber que parecía seguro por una teoría, o sea, por algo problemático.

José Ortega y Gasset

Olvidemos lo que ya sucedió, pues puede lamentarse, pero no rehacerse.

Tito Livio

Amar es vivir en aquellos que se ama.

Eliphas Lévi

Sólo hay dos palancas que muevan a los hombres: el miedo y el interés.

Napoleón Bonaparte

Tanto tienes tanto vales.

Refrán


Rudyard Kipling


Seis honrados servidores me enseñaron cuanto sé; sus nombres son cómo, cuándo, dónde, qué, quién y por qué.


Los peores embusteros son los propios temores.


No hay mayor placer que el de encontrar un viejo amigo, salvo el de hacer uno nuevo.


Si encomiendas a un hombre más de lo que puede hacer, lo hará. Si solamente le encomiendas lo que puede hacer, no hará nada.


Siempre me he inclinado a pensar bien de todo el mundo; evita muchos problemas.


La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre.


Toma problemas prestados, si te lo dicta tu naturaleza, pero no los prestes a tus vecinos.


La victoria y el fracaso son dos impostores, y hay que recibirlos con idéntica serenidad y con saludable punto de desdén.


Se aprende más por lo que la gente habla entre sí o por lo que se sobrentiende, que planteándose preguntas.


La más tonta de las mujeres puede manejar a un hombre inteligente, pero es necesario que una mujer sea muy hábil para manejar a un imbécil.



Rudyard Kipling

Rudyard Kipling, (1865-1936) Novelista británico.