Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia.

Henry Miller

¡Quién necesita piedad, sino aquellos que no tienen compasión de nadie!

Albert Camus

Sin lugar a dudas, es importante desarrollar la mente de los hijos. No obstante el regalo más valioso que se les puede dar, es desarrollarles la conciencia.

John Gay

La suerte es una flecha lanzada que hace blanco en el que menos la espera.

Konrad Adenauer

Tengo gustos simples. Me satisfago con lo mejor.

Oscar Wilde

Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo.

Ludwig van Beethoven

Afortunado el hombre que se ríe de sí mismo, ya que nunca le faltará motivo de diversión.

Habib Bourguiba

El corazón es un buen burgués. Los sentidos lo arrastran a la juerga.

Henry Bataille

La raza humana se encuentra en la mejor situación cuando posee el más alto grado de libertad.

Dante Alighieri

Si dos cabalgan en un caballo, uno debe ir detrás.

William Shakespeare

George Bernard Shaw


El infierno está lleno de músicos aficionados.


El miedo puede llevar a los hombres a cualquier extremo.


El dinero no es nada, pero mucho dinero, eso ya es otra cosa.


El primer amor es una pequeña locura y una gran curiosidad.


Donde la igualdad no se discute, allí también hay subordinación.


Cuando dos personas están bajo la influencia de la más violenta, la más insana, la más ilusoria y la más fugaz de las pasiones, se les pide que juren que seguirán continuamente en esa condición excitada, anormal y agotadora hasta que la muerte los separe.


El sufrimiento más intolerable es el que produce la prolongación del placer más intenso.


Las ideas son como las pulgas, saltan de unos a otros pero no pican a todos.


Un chisme es como una avispa; si no puedes matarla al primer golpe, mejor no te metas con ella.


La satisfacción es la muerte.


La literatura es una extraña máquina que traga, que absorbe todos los placeres, todos los acontecimientos de la vida. Los escritores son vampiros.


No busquemos solemnes definiciones de la libertad. Ella es sólo esto: Responsabilidad.


No tenemos más derecho a consumir felicidad sin producirla, que a consumir riqueza sin producirla.


Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma.


No hay amor más sincero que el amor a la comida.


La virtud no consiste en abstenerse del vicio, sino en no desearlo.


Cuando un hombre quiere matar a un tigre, lo llama deporte; cuando es el tigre quien quiere matarle a él, lo llama ferocidad.


El odio es la venganza de un cobarde intimidado.


Siempre hay peligro para aquellos que lo temen.


El hogar es la prisión de la soltera y el hospicio de la casada.


Sólo triunfa en el mundo quien se levanta y busca a las circunstancias y las crea si no las encuentra.


Sólo un loco celebra que cumple años.


El hombre puede trepar hasta las cumbres más altas, pero no puede vivir allí mucho tiempo.


¿Qué hombre inteligente si le dieran a elegir escoger entre vivir sin rosas o vivir sin berzas no correría a asegurar las berzas?


Soy tan partidario de la disciplina del silencio que podría hablar horas enteras sobre ella.


Cuando Dios creó el Mundo vio que era bueno. ¿Qué dirá ahora?


A los empresarios les gustan las asambleas porque ellos las inventaron.


La volubilidad de la mujer a quien amo es sólo comparable a la infernal constancia de las mujeres que me aman.


No hay beso que no sea principio de despedida; incluso el de llegada.


La juventud es una enfermedad que se cura con los años.


El norteamericano blanco relega al negro a la condición de limpiabotas y deduce de ello que sólo sirve para limpiar botas.


Sólo los tontos han creado progresos en el mundo, porque los listos se han adaptado a lo que había sin necesidad de inventar.


La obediencia simula subordinación, lo mismo que el miedo a la policía simula honradez.


La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto.


Nunca se tendrá un mundo tranquilo hasta que se extirpe el patriotismo en la raza humana.


En este mundo, cuando alguien tiene algo que decir, la dificultad no está en conseguir que lo diga, sino que lo repita a menudo.


La humanidad se cansa pronto de todo, sobre todo de lo que más disfruta.


Siempre hay alguien que besa y otro que se limita a permitir el beso.


El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable intenta adaptar el mundo a sí mismo. Así pues, el progreso depende del hombre irrazonable.


El Cristianismo podría ser bueno, si alguien intentara practicarlo.


La peor clase es la que consta de un solo hombre.


Los hombres se equivocan con más frecuencia por demasiado listos que por demasiado buenos.


La democracia sustituye el nombramiento hecho por una minoría corrompida, por la elección hecha merced a una mayoría incompetente.


La moda es una forma de fealdad tan intolerable que tiene que ser cambiada cada seis meses.


Aprendemos de la experiencia que los hombres nunca aprenden nada de la experiencia.


Leyendo una biografía, recordad que la verdad no se presta nunca a una publicación.


Las deudas son como cualquier otra trampa en la que se es muy fácil caer, pero de la que es dificilísimo salir.


Cuando un hombre estúpido hace algo que le avergüenza, siempre dice que cumple con su deber.


La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno.


Si has construido un castillo en el aire, no has perdido el tiempo, es allí donde debería estar. Ahora debes construir los cimientos debajo de él.


Ella había perdido el arte de la conversación, pero no la capacidad de hablar.


Dad al hombre salud y metas a alcanzar y no se detendrá a pensar sobre si es o no feliz.


Patriotismo es tu convencimiento de que este país es superior a todos los demás porque tú naciste en él.


La política es el paraíso de los charlatanes.


Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia.


Dichoso es aquel que mantiene una profesión que coincide con su afición.


La democracia es el proceso que garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos.


Los padres deberían darse cuenta de cuánto aburren a sus hijos.


Suspendí mi educación cuando tuve que ir al colegio.


Ves cosas y dices,"¿Por qué?" Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo, "¿Por qué no?".


El hombre que escucha la razón está perdido. La razón esclaviza a todos los que no son bastante fuertes para dominarla.


No hay ninguna satisfación en ahorcar a un hombre que no se oponga a ello.


Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana y la intercambiamos, entonces tú y yo seguimos teniendo una manzana cada uno. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea y la intercambiamos, entonces cada uno de nosotros tendrá dos ideas.




George Bernard Shaw, (1856-1950) Escritor irlandés.