Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto.

Leonardo Da Vinci

El hombre que comprendiese a Dios sería otro Dios.

René de Chateaubriand

Nuestro gozo, en un pozo.

Refrán

Desgraciadamente, hay virtudes que sólo los ricos pueden cultivar.

Conde de Rivarol

Cuando un médico va detrás del féretro de su paciente, a veces la causa sigue al efecto.

Robert Koch

En el fondo son las relaciones con las personas lo que da sentido a la vida.

Karl Wilhelm Von Humboldt

Las citas son una manera de repetir erróneamente las palabras de otro.

Ambrose Bierce

La ambición más legítima y más pura para subir se arrastra hacia la altura.

Ramón de Campoamor

Es mejor ser un joven abejorro que una vieja ave del paraíso.

Mark Twain

El consejo, bueno es; pero creo que es de las medicinas que menos se gastan y se gustan.

Francisco de Quevedo


Rubén Darío


Aborreced las bocas que predicen desgracias eternas.


Pues si te empeñas en soñar te empeñas en aventar la llama de tu vida.


El libro es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor.


Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar, no lloro... y a veces lloro sin querer.


No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura.


Sin la mujer, la vida es pura prosa.



Rubén Darío

Rubén Darío, (1867-1916) Poeta y periodista nicaragüense.