Las cosas no valen sino lo que se las hace valer.

Molière

Hay que escribir libros como quien compone música.

Novalis

La ambición está más descontenta de lo que no tiene que satisfecha de lo que tiene.

Fénelon

El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para se gobernados por los demás.

Herbert Spencer

La soledad es el imperio de la conciencia.

Gustavo Adolfo Bécquer

Las proposiciones matemáticas, en cuanto tienen que ver con la realidad, no son ciertas; y en cuanto que son ciertas, no tienen nada que ver con la realidad.

Albert Einstein

Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente.

Ludwig Wittgenstein

Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

John Fitzgerald Kennedy

En la naturaleza del hombre encontramos tres causas principales de querella: la competencia, la desconfianza y la gloria.

Thomas Hobbes

Toda la naturaleza es como un arte desconocido del hombre.

Alexander Pope


Martin Heidegger


Muy pronto la televisión, para ejercer su influencia soberana, recorrerá en todos los sentidos toda la maquinaria y todo el bullicio de las relaciones humanas.


Sólo hay mundo donde hay lenguaje.


La filosofía implica una movilidad libre en el pensamiento, es un acto creador que disuelve las ideologías.


Quien piensa a lo grande tiene que equivocarse a lo grande.


La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada.


Ninguna época ha sabido tantas y tan diversas cosas del hombre como la nuestra. Pero en verdad, nunca se ha sabido menos qué es el hombre.



Martin Heidegger

Martin Heidegger, (1889-1976) Filósofo alemán.