Volver la vista atrás es una cosa y marchar atrás, otra.

Charles Caleb Colton

El arte de la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cura la enfermedad.

Voltaire

Negar a Dios será la única forma de salvar el mundo.

Friedrich Nietzsche

La ira es como el fuego; no se puede apagar sino al primer chispazo. Después es tarde.

Giovanni Papini

Un joven en años puede ser viejo en horas, si no ha perdido el tiempo.

Francis Bacon

La ociosidad camina con tanta lentitud, que todos los vicios la alcanzan.

Benjamin Franklin

Querer llegar a ser bueno es gran parte de la bondad.

Publio Siro

Para conocer al hombre basta estudiarse a sí mismo; para conocer a los hombres se precisa vivir en medio de ellos.

Stendhal

El reparto más equitativo que existe es el de la inteligencia: todo el mundo cree tener suficiente.

Noel Clarasó

La gente buena, si se piensa un poco en ello, ha sido siempre gente alegre.

Ernest Hemingway


Honoré de Balzac


La gente termina siempre por condenar a los que acusa.


El glotón es el sujeto menos estimable de la gastronomía, porque ignora su principio elemental: ¡El arte sublime de masticar!


Un efecto esencial de la elegancia es ocultar sus medios.


Lo que hace indisoluble a las amistades y dobla su encanto, es un sentimiento que le falta al amor, la certeza.


Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.


El matrimonio debe combatir sin tregua un monstruo que todo lo devora: la costumbre.


En la venganza el más débil es siempre más feroz.


El tiempo es el único capital de las personas que no tiene más que su inteligencia por fortuna.


En las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte.


El bruto se cubre, el rico se adorna, el fatuo se disfraza, el elegante se viste.


El amor no es sólo un sentimiento. Es también un arte.


Instruida, la virtud calcula tan bien como el vicio.


No existe gran talento sin gran voluntad.


Existen en nosotros varias memorias. El cuerpo y el espíritu tienen cada uno la suya.


La mediocridad no se imita.


Quien sabe gobernar a una mujer sabe gobernar un estado.


Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso.


Elegancia es la ciencia de no hacer nada igual que los demás, pareciendo que se hace todo de la misma manera que ellos.


El anciano es un hombre que ya ha comido y observa cómo comen los demás.


No se es amigo de una mujer cuando se puede ser su amante.


Es más fácil quedar bien como amante que como marido; porque es más fácil ser oportuno e ingenioso de vez en cuando que todos los días.


El amor crea en la mujer, una mujer nueva; la de la víspera ya no existe al día siguiente.


La ignorancia es la madre de todos los crímenes.


La resignación es un suicidio cotidiano.


Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir.


Es necesario ser casi un genio para ser un buen marido.


El arte nace en el cerebro y no en el corazón.


¿Es que se acaba de amar alguna vez? Hay gente que ha muerto y que yo siento que aún ama.


El amor aborrece todo lo que no es amor.


Los seres más sensibles no son siempre los seres más sensatos.


Jamás en la vida encontraréis ternura mejor y más desinteresada que la de vuestra madre.


Detrás de cada gran fortuna hay un delito.


La gloria es un veneno que hay que tomar en pequeñas dosis.


Los que no tienen hijos ignoran muchos placeres, pero también se evitan muchos dolores.


La igualdad tal vez sea un derecho, pero no hay poder humano que alcance jamás a convertirla en hecho.


La ingratitud proviene, tal vez, de la imposibilidad de pagar.


El amor es la poesía de los sentidos.


Ceder a un vicio cuesta más que mantener una familia.


No existe el hombre que haya podido descubrir el medio de dar un consejo de amigo a una mujer, ni siquiera a la suya.


Las leyes son como las telas de araña, a través de las cuales pasan libremente las moscas grandes y quedan enredadas las pequeñas.


El periódico es una tienda en que se venden al público las palabras del mismo color que las quiere.


El pudor es una virtud relativa, según se tengan veinte, treinta o cuarenta y cinco años.


Un libro hermoso es una victoria ganada en todos los campos de batalla del pensamiento humano.


En las mujeres, el instinto equivale a la perspicacia de los grandes hombres.


La burocracia es una máquina gigantesca manejada por pigmeos.


Todo poder es una conspiración permanente.



Honoré de Balzac

Honoré de Balzac, (1799-1850) Escritor francés.