No basta levantar al débil, hay que sostenerlo después.

William Shakespeare

El que emplea demasiado tiempo en viajar acaba por tornarse extranjero en su propio país.

René Descartes

Dos cosas me admiran: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres.

Flora Tristran

El corazón en paz ve una fiesta en todas las aldeas.

Proverbio hindú

Grande es siempre el amor maternal, pero toca en lo sublime cuando se mezcla con la admiración por el hijo amado.

Ángel Ganivet

El progreso de la medicina nos depara el fin de aquella época liberal en la que el hombre aún podía morirse de lo que quería.

Stanislaw Jerzy Lec

No mires nunca de donde vienes, sino a donde vas.

Pierre Augustin de Beaumarchais

Amor: una serpiente con dos cabezas que se vigilan sin cesar.

Elías Canetti

Cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor.

Napoleón Bonaparte

Ocurre con la gente de mente pequeña lo mismo que con las botellas de cuello estrecho. Cuanto menos contiene, más ruido hacen al vaciarlas.

Alexander Pope


Eleanor Roosevelt


El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.


Nadie puede hacernos sentir inferiores sin nuestro consentimiento.


No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla.


Debes hacer las cosas que crees que no puedes hacer.



Eleanor Roosevelt

Eleanor Roosevelt, (1884-1962) Defensora de los derechos sociales, diplomática y