No es digno de mandar a otros hombres aquel que no es mejor que ellos.

Ciro

No basta con ser joven. Es preciso estar borracho de juventud. Con todas sus consecuencias.

Alejandro Casona

Detrás de cada gran fortuna hay un delito.

Honoré de Balzac

El mejor fuego no es el que se enciende rápidamente.

George Eliot

La vida consiste no en tener buenas cartas, sino en jugar bien las que uno tiene.

Josh Billings

La sociedad difiere de la naturaleza en que persigue una finalidad moral definida.

Thomas Henry Huxley

La felicidad es una estación de parada en el camino entre lo demasiado y lo muy poco.

Channing Pollock

No busques al amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir.

Khalil Gibran

El amor inspira las más grandes hazañas e impide realizarlas.

Alejandro Dumas (hijo)

El abogado es un hábil caballero que se ocupa de cuidar nuestros bienes de nuestros enemigos para poder quedárselos él.

Lord Brougham

Stephen Leacock


Soy gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo.


Muchos hombres se enamoran de un hoyuelo y cometen el error de casarse con la chica entera.




Stephen Leacock, (1869-1944) Escritor canadiense.