La naturaleza tiene perfecciones para demostrar que es imagen de Dios e imperfecciones para probar que sólo es una imagen.

Blaise Pascal

No dejes que los planes que tienes para ti sean más importantes que tú mismo.

Wayne W. Dyer

Una mujer disfruta con la certeza de acariciar un cuerpo cuyos secretos conoce y cuyas preferencias son sugeridas por el suyo propio.

Colette

La libertad no la tienen los que no tienen su sed.

Rafael Alberti

Cuando los hombres prometen a una mujer que la amarán siempre suponen a su vez que ellas les promenten ser siempre amables; si ella falta a su palabra, ellos no se creen obligados por la suya.

Montesquieu

La cabra siempre tira al monte.

Refrán

La confianza ha de darnos la paz. No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre ven y pocas veces piensan.

Simón Bolívar

Ahora: una palabra curiosa para expresar todo un mundo y toda una vida.

Ernest Hemingway

Hay tres maneras de arruinarse: las mujeres, el juego y los técnicos. La más placentera, las mujeres. La más rápida, el juego. Pero la más segura, los técnicos.

Georges Pompidou

Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos.

Thomas Carlyle

Abraham Lincoln


Recuerda siempre que tu propia resolución de triunfar es más importante que cualquier otra cosa.


Dios prefiere a la gente corriente, por eso ha hecho tanta.


Es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo.


Del mismo modo que no sería un esclavo, tampoco sería un amo. Esto expresa mi idea de la democracia.


¿Por qué no tener confianza en la justicia del pueblo? ¿Hay en el mundo esperanza mejor o que pueda igualarla?


Suavizar las penas de los otros es olvidar las propias.


Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.


Dando libertad a los esclavos la aseguramos a los libres.


Hay momentos en la vida de todo político, en que lo mejor que puede hacer es no despegar los labios.


Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son.


Es más fácil reprimir el primer capricho que satisfacer a todos los que le siguen.


La más estricta justicia no creo que sea siempre la mejor política.


Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas.


Ha sido mi experiencia que gente que no tiene vicios tiene muy pocas virtudes.


Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi madre.


Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otro sin su consentimiento.


El hombre nunca ha encontrado una definición para la palabra libertad.


La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.


¿Acaso no destruimos a nuestros enemigos cuando los hacemos amigos nuestros?


Si tuviera dos caras. ¿Estaría usando ésta?


Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder.


Si quieres ganar un adepto para tu causa, convéncelo primero de que eres su amigo sincero.


La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con la palabras mayores.


Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.


Voy despacio, pero jamás desandando lo andado.


Mejor es callar y que sospechen de tu poca sabiduría que hablar y eliminar cualquier duda sobre ello.


Yo no sé quien fue mi abuelo; me importa mucho más saber quien será su nieto.




Abraham Lincoln, (1808-1865) Político estadounidense.