Prefiero morir de pie que vivir siempre arrodillado.

Emiliano Zapata

¡Dios mío, qué guapa estabas esta tarde cuando hablamos por teléfono!

Sacha Guitry

Ser hombre es ya por sí mismo una circunstancia atenuante

Pitigrilli

Se conocen infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento.

Santiago Ramón y Cajal

No existe el fracaso, salvo cuando dejamos de esforzarnos.

Jean Paul Marat

En el desprecio de la ambición se encuentra uno de los principios esenciales de la felicidad sobre la tierra.

Voltaire

Confiad en los que se esfuerzan por ser amados; dudad de los que sólo procuran parecer amables.

Giacomo Leopardi

La gloria o el mérito de algunos hombres es escribir bien; la de otros no escribir nada.

Jean de la Bruyere

El matrimonio, al contrario de la fiebre, comienza con calor y termina con frío.

Georg Christoph Lichtenberg

Me desconcierta tanto pensar que Dios existe, como que no existe.

Gabriel García Márquez


Nicolás Tommaseo


La soberbia es el vicio más frecuentemente castigado, y, sin embargo, el más difícil de curar.


La ira ofusca la mente, pero hace transparente el corazón.



Nicolás Tommaseo

Nicolás Tommaseo, (1802-1874) Escritor y lingüista italiano.