La libertad de conciencia se entiende hoy día, no sólo como la libertad de creer lo que uno quiera, sino también de poder propagar esa creencia.

Jonathan Swift

El hombre es un experimento; el tiempo demostrará si valía la pena.

Mark Twain

No me importaría que la opera desapareciera. Desde que era un niño, me pareció un pesado anacronismo, casi el equivalente de fumar.

Frank Lloyd Wright

La esperanza es una virtud cristiana que consiste en despreciar todas las miserables cosas de este mundo en espera de disfrutar, en un país desconocido, deleites ignorados que los curas nos prometen a cambio de nuestro dinero.

Voltaire

La vergüenza de confesar el primer error, hace cometer muchos otros.

Jean de la Fontaine

Uno debe saber vivir con el dinero que tiene.

José de San Martín

Suelen decir que el hombre que apetece soledad tiene mucho de dios o de bestia.

Mateo Alemán

O se aprende educación en la propia casa o el mundo la enseña con el látigo, y nos podemos hacer daño.

Francis Scott Fitzgerald

Algunos dicen que el trabajo duro no ha matado a nadie, pero yo me digo ¿Por qué arriesgarse?

Ronald Reagan

La vida podría ser bastante agradable si no llamasen a la puerta esos acreedores reclamando el cumplimiento de los ideales a pobres hombres como nosotros.

Henrik Johan Ibsen

Gabriel García Márquez


La sabiduría nos llega cuando ya no nos sirve de nada.


El escritor escribe su libro para explicarse a sí mismo lo que no se puede explicar.


No tenemos otro mundo al que podernos mudar.


Nunca releo mis libros, porque me da miedo.


El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.


La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado.


Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.


El mundo habrá acabado de joderse el día en que los hombres viajen en primera clase y la literatura en el vagón de carga.


Creo que las mujeres sostienen el mundo en vilo, para que no se desbarate mientras los hombres tratan de empujar la historia. Al final, uno se pregunta cuál de las dos cosas será la menos sensata.


Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez.


No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.


Ningún lugar en la vida es más triste que una cama vacía.


El periodismo es el mejor oficio del mundo.


La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla.


El amor se hace más grande y noble en la calamidad.


El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno.


El amor es tan importante como la comida. Pero no alimenta.


Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.


El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo.


En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces.


La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir.


Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra.


Así es -suspiró el coronel-. La vida es la cosa mejor que se ha inventado.


La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener.


Me desconcierta tanto pensar que Dios existe, como que no existe.


Hay que ser infiel, pero nunca desleal.




Gabriel García Márquez, (1927-?) Escritor colombiano.