Quien da primero, da dos veces.

Refrán

Yo amo, tú amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.

Mario Benedetti

A un alma se le mide por la amplitud de sus deseos, del mismo modo que se juzga de antemano una catedral por la altura de sus torres.

Gustave Flaubert

El desdichado no tiene otra medicina que la esperanza.

William Shakespeare

No hay mayor placer que el de encontrar un viejo amigo, salvo el de hacer uno nuevo.

Rudyard Kipling

Ningún hombre con prisa puede considerarse civilizado.

Will Durant

Quien se venga después de la victoria es indigno de vencer.

Voltaire

La ciencia que la humanidad tiene en un momento dado depende de lo que es la humanidad en ese momento.

Georg Simmel

Perdonamos fácilmente a nuestros amigos los defectos en que nada nos afectan.

François de la Rochefoucauld

Más instructivos son los errores de las grandes inteligencias que las verdades de los ingenios mediocres.

Arturo Graf


Clive Staples Lewis


Si nada es evidente de por sí, nada es comprobable, y si nada es obligatorio por sí mismo, nada es obligatorio en absoluto.


Si buscas la verdad, podrás encontrar confort al final; si buscas confort, no encontrarás ni verdad ni confort.


La mente humana es incapaz de inventar nuevos valores, ni siquiera un nuevo color primario.


Algunos políticos sostienen que la única manera de hacer seguro a un revolucionario es darle un escaño en el parlamento.


Si no estudias teología, esto no querrá decir que no tengas ideas acerca de Dios, sino que tendrás muchas equivocadas.


Todo lo que no es eterno está eternamente pasado de moda.


Ver a través de todo es lo mismo que no ver.


Dios susurra y habla a la conciencia a través del placer pero le grita mediante el dolor: el dolor es su megáfono para despertar a un mundo adormecido.


Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por ser bueno. Sólo podrás conocer la fuerza de un viento tratando de caminar contra él, no dejándote llevar.


No creo que Dios quiera exactamente que seamos felices, quiere que seamos capaces de amar y de ser amados, quiere que maduremos, y yo sugiero que precisamente porque Dios nos ama nos concedió el don de sufrir; o por decirlo de otro modo: el dolor es el megáfono que Dios utiliza para despertar a un mundo de sordos; porque somos como bloques de piedra, a partir de los cuales el escultor poco a poco va formando la figura de un hombre, los golpes de su cincel que tanto daño nos hacen también nos hacen más perfectos.


La amistad no tiene un valor de supervivencia, sino más bien es una de las cosas que da valor a la supervivencia.


La tarea del educador moderno no es podar las selvas, sino regar los desiertos.


Al afecto se debe el noventa por ciento de toda felicidad sólida y duradera.


Cualquier necio puede escribir en lenguaje erudito. La verdadera prueba es el lenguaje corriente.


Hemos preparado a los hombres para pensar en el futuro como una tierra prometida que alcanzan los héroes, no como lo que cualquiera alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga.


La mejor defensa contra la mala literatura es una experiencia plena de la buena; así como para protegerse de los bribones es mucho más eficaz intimar realmente con personas honestas que desconfiar por principio de todo el mundo.


Nos reímos del honor y luego nos sorprendemos de encontrar traidores entre nosotros.


No consideraremos milagrosa ninguna experiencia que podamos tener, sea la que sea, si de antemano mantenemos una filosofía que excluye lo sobrenatural.


Si los rebeldes pudieran triunfar descubrirían que se habían destruido a sí mismos.


El futuro es algo que cada cual alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga y sea quien sea.



Clive Staples Lewis

Clive Staples Lewis, (1898-1963) Escritor británico.