Perdonar es no tener demasiado en cuenta las limitaciones y defectos del otro, no tomarlas demasiado en serio, sino quitarles importancia, con buen humor, diciendo: ¡sé que tú no eres así!

Robert Spaemann

No todo lo que es permitido por la ley es siempre honesto en moral.

Jacques de Lacretelle

El hombre no vive, como las bestias salvajes, en un mundo de cosas meramente físicas, sino en un mundo de signos y símbolos.

Pitigrilli

La verdad es como el agua filtrada, que no llega a los labios sino a través del cieno.

Mariano José de Larra

No hay verdadera felicidad en el egoismo.

George Sand

En una discusión, lo difícil no es defender nuestra opinión, sino conocerla.

André Maurois

El hombre embrutecido por la superstición es el más vil de los hombres.

Platón

Al final, no os preguntarán qué habéis sabido, sino qué habéis hecho.

Jean de Gerson

Muchas veces he pensado si el mal no está puesto en el Universo como un tema de trabajo y un incentivo a nuestra curiosidad.

Santiago Ramón y Cajal

Como pretendes que otro guarde tu secreto si tú mismo, al confiárselo, no los has sabido guardar.

François de la Rochefoucauld

Santiago Ramón y Cajal


¿No tienes enemigos? ¿Es que jamás dijiste la verdad o jamás amaste la justicia?


Las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas.


Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia.


Nos desdeñamos u odiamos porque no nos comprendemos porque no nos tomamos el trabajo de estudiarnos.


Nada me inspira más veneración y asombro que un anciano que sabe cambiar de opinión.


La simpatía es muy frecuentemente un prejuicio sentimental basado en la idea de que la cara es el espejo del alma. Por desgracia, la cara es casi siempre una careta.


Se conocen infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento.


En cuanto el alma pierde la aureola juvenil, los generosos torneos por el aplauso son sustituidos por las egoístas competencias por el dinero.


El hombre es un ser social cuya inteligencia exige para excitarse el rumor de la colmena.


O se tienen muchas ideas y pocos amigos o muchos amigos y pocas ideas.


Apártate progresivamente, sin rupturas violentas, del amigo para quien representas un medio en vez de ser un fin.


A nadie cuesta más que a aquel que mucho desea.


Hay pocos lazos de amistad tan fuertes que no puedan ser cortados por un pelo de mujer.


Muchas veces he pensado si el mal no está puesto en el Universo como un tema de trabajo y un incentivo a nuestra curiosidad.


El arte de vivir mucho es resignarse a vivir poco a poco.


Al carro de la cultura española le falta la rueda de la ciencia.


Razonar y convencer, ¡qué difícil, largo y trabajoso! ¿Sugestionar? ¡Qué fácil, rápido y barato!


La gloria, en verdad, no es otra cosa que un olvido aplazado.


De todas las reacciones posibles ante una injuria, la más hábil y económica es el silencio.




Santiago Ramón y Cajal, (1852-1934) Médico español.