Donde no hay harina, todo es mohína.

Refrán

Si no hubiera sido inventada la sociedad, el hombre hubiera seguido siendo una bestía salvaje, o, lo que viene a ser lo mismo, un santo.

Mijail Bakunin

Se tardan veinte o más años de paz para hacer a un hombre, y bastan veinte segundos de guerra para destruirlo.

Balduino I

Los más obstinados suelen ser los más equivocados, como todos los que no han aprendido a dudar.

Samuel Butler (novelista)

El arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza.

André Maurois

Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo: incluso aquel que no tiene otra cosa cuenta con eso.

Baltasar Gracián

El poeta llena el santuario interior de nuestro espíritu con pensamientos nuevos, maravillosos y placenteros.

Novalis

Ciertamente, es agradable ver estampado el propio nombre; un libro es siempre un libro, aunque no contenga nada.

Lord Byron

Amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño.

Joaquín Sabina

La belleza es el esplendor de la verdad.

Platón


John Fitzgerald Kennedy


Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.


Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él.


La grandeza de un hombre está en relación directa a la evidencia de su fuerza moral.


Jamás negociemos con miedo, pero jamás temamos negociar.


La libertad política es la condición previa del desarrollo económico y del cambio social.


Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas.


Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos.


El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro.


La democracia es una forma superior de gobierno, porque se basa en el respeto del hombre como ser racional.


El hombre sigue siendo la mayor computadora.


Amar la lectura es trocar horas de hastío por horas de inefable y deliciosa compañía.


No podemos negociar con aquéllos que dicen, «lo que es mío es mío y lo que es tuyo es negociable».


Los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro.


En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él.


El hombre tiene que establecer un final para la guerra. Sino, ésta establecerá un fin para la humanidad.


La victoria tiene un centenar de padres, pero la derrota es huérfana.


Perdona a tus enemigos, pero jamás olvides su nombre.


La guerra incondicional no conduce ya a la victoria incondicional.



John Fitzgerald Kennedy

John Fitzgerald Kennedy, (1917-1963) Político estadounidense.