Dad al hombre salud y metas a alcanzar y no se detendrá a pensar sobre si es o no feliz.

George Bernard Shaw

¿Quién es, pues, el creador y padre de este Universo? Difícil es encontrarlo; y cuando se ha encontrado, imposible hacer que la multitud lo conozca.

Platón

Una Constitución no puede por sí misma hacer feliz a un pueblo. Una mala sí puede hacerlo infeliz.

Guy Carcassonne

El dolor es, él mismo, una medicina.

William Cowper

En algún lugar del alma se extienden los desiertos de la pérdida, del dolor fermentado; oscuros páramos agazapados tras los parajes de los días.

Sealtiel Alatriste

Mil rutas se apartan del fin elegido, pero hay una que llega a él.

Michel Eyquem de Montaigne

Ni el hombre más bravo puede luchar más allá de lo que le permiten sus fuerzas.

Homero

Aunque tengamos la evidencia de que hemos de vivir constantemente en la oscuridad y en las tinieblas, sin objeto y sin fin, hay que tener esperanza.

Pío Baroja

Por cada persona que quiere enseñar, hay, aproximadamente, treinta personas que no quieren aprender.

Walter C. Sellar

Quisiera abolir las pompas fúnebres. Hay que llorar a los hombres cuando nacen y no ya cuando mueren.

Montesquieu

Friedrich Hebbel

Friedrich Hebbel


Hay velas que lo alumbran todo, menos su propio candelabro.


Las gentes virtuosas desacreditan la virtud.


No honres con tu odio a quien no podrías honrar con tu amor.


Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo.


Cualquier cosa que el hombre gane debe pagarla cara, aunque no sea más que con el miedo de perderla.


Las coronas de laurel son arrebatadas por un soplo de brisa; contra las coronas de espinas, nada puede la tempestad.


Hay personas que se consolarían hasta del fin del mundo, con tal de que ellas lo hubiesen anunciado.


Muchos no creen en nada, pero temen a todo.


A más de uno que dice que la vida es breve le parece el día demasiado largo.


Nuestras virtudes son, a menudo, hijas bastardas de nuestros vicios.


Creer posible algo es hacerlo cierto.


A menudo se echa en cara a la juventud el creer que el mundo comienza con ella. Cierto, pero la vejez cree aún más a menudo que el mundo acaba con ella. ¿Qué es peor?


El asunto es el problema; la forma, la solución.


Gran parte de las experiencias que he hecho sobre mí mismo las hice observando las particularidades de los demás.


Te conocerás a ti mismo en cuanto empieces a descubrir en ti defectos que los demás no te han descubierto.


Un prisionero es un predicador de libertad.


Hay mucha gente que no cree en nada, pero que tiene miedo de todo.


Debemos obrar, no para ir contra el destino, sino para ir delante de él.



Friedrich Hebbel

Friedrich Hebbel, (1813-1863) Poeta y dramaturgo alemán.