Si falta la diplomacia, recurrid a la mujer.

Carlo Goldoni

No se pueden pedir peras al olmo.

Refrán

Lo arbitrario no sólo es funesto cuando se utiliza para el crimen. Empleado contra el crimen, también es peligroso.

Benjamin Constant de Rebecque

Nunca creí que pudiéramos transformar el mundo, pero creo que todos los días se pueden transformar las cosas.

Françoise Giroud

Quizá la obra educativa que más urge en el mundo sea la de convencer a los pueblos de que su mayores enemigos son los hombres que les prometen imposibles.

Ramiro de Maeztu

El mejor regalo que podemos darle a otra persona es nuestra atención íntegra.

Richard Moss

Nuestro conocimiento es necesariamente finito, mientras que nuestra ignorancia es necesariamente infinita.

Karl Raimund Popper

La belleza es el acuerdo entre el contenido y la forma.

Henrik Johan Ibsen

Para el hombre dichoso todos los países son su patria.

Erasmo de Rotterdam

La calma absoluta no es la ley del océano. Lo mismo ocurre en el océano de la vida.

Paulo Coelho

Friedrich Hebbel

Friedrich Hebbel


Hay velas que lo alumbran todo, menos su propio candelabro.


Las gentes virtuosas desacreditan la virtud.


No honres con tu odio a quien no podrías honrar con tu amor.


Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo.


Cualquier cosa que el hombre gane debe pagarla cara, aunque no sea más que con el miedo de perderla.


Las coronas de laurel son arrebatadas por un soplo de brisa; contra las coronas de espinas, nada puede la tempestad.


Hay personas que se consolarían hasta del fin del mundo, con tal de que ellas lo hubiesen anunciado.


Muchos no creen en nada, pero temen a todo.


A más de uno que dice que la vida es breve le parece el día demasiado largo.


Nuestras virtudes son, a menudo, hijas bastardas de nuestros vicios.


Creer posible algo es hacerlo cierto.


A menudo se echa en cara a la juventud el creer que el mundo comienza con ella. Cierto, pero la vejez cree aún más a menudo que el mundo acaba con ella. ¿Qué es peor?


El asunto es el problema; la forma, la solución.


Gran parte de las experiencias que he hecho sobre mí mismo las hice observando las particularidades de los demás.


Te conocerás a ti mismo en cuanto empieces a descubrir en ti defectos que los demás no te han descubierto.


Un prisionero es un predicador de libertad.


Hay mucha gente que no cree en nada, pero que tiene miedo de todo.


Debemos obrar, no para ir contra el destino, sino para ir delante de él.



Friedrich Hebbel

Friedrich Hebbel, (1813-1863) Poeta y dramaturgo alemán.