El amor es física. El matrimonio, química.

Alejandro Dumas (hijo)

El Cristianismo, no sólo es capaz de inferir las verdades lógicas, sino qué, cuando sobreviene el absurdo, sabe acertar -digámoslo así- las verdades ilógicas.

Gilbert Keith Chesterton

La salud es un estado transitorio entre dos épocas de enfermedad y que, además, no presagia nada bueno.

Winston Churchill

La verdadera nobleza consiste en saber valerosamente sufrir por los demás y no permitir que los demás sufran por nosotros.

Thomas Carlyle

La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural.

Confucio

Muy pocos grandes hombres proceden de un ambiente fácil.

Hermann Keyserling

Cuando se ama es el corazón quien juzga.

Joseph Joubert

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

Madre Teresa de Calcuta

Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos.

Miguel de Unamuno

Las costumbres del que nos habla nos convencen más que sus razonamientos.

Menandro de Atenas

Friedrich Hebbel

Friedrich Hebbel


Hay velas que lo alumbran todo, menos su propio candelabro.


Las gentes virtuosas desacreditan la virtud.


No honres con tu odio a quien no podrías honrar con tu amor.


Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo.


Cualquier cosa que el hombre gane debe pagarla cara, aunque no sea más que con el miedo de perderla.


Las coronas de laurel son arrebatadas por un soplo de brisa; contra las coronas de espinas, nada puede la tempestad.


Hay personas que se consolarían hasta del fin del mundo, con tal de que ellas lo hubiesen anunciado.


Muchos no creen en nada, pero temen a todo.


A más de uno que dice que la vida es breve le parece el día demasiado largo.


Nuestras virtudes son, a menudo, hijas bastardas de nuestros vicios.


Creer posible algo es hacerlo cierto.


A menudo se echa en cara a la juventud el creer que el mundo comienza con ella. Cierto, pero la vejez cree aún más a menudo que el mundo acaba con ella. ¿Qué es peor?


El asunto es el problema; la forma, la solución.


Gran parte de las experiencias que he hecho sobre mí mismo las hice observando las particularidades de los demás.


Te conocerás a ti mismo en cuanto empieces a descubrir en ti defectos que los demás no te han descubierto.


Un prisionero es un predicador de libertad.


Hay mucha gente que no cree en nada, pero que tiene miedo de todo.


Debemos obrar, no para ir contra el destino, sino para ir delante de él.



Friedrich Hebbel

Friedrich Hebbel, (1813-1863) Poeta y dramaturgo alemán.