Nuestra adhesión a un jefe natural no es una pérdida de libertad, es el reconocimiento de que nuestras ideas tiene un ejecutor y un intérprete.

Jorge Santayana

Los defectos, como las pajas, sobrenadan en la superficie; el que quiere encontrar perlas, debe sumergirse.

John Dryden

Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa.

Jacinto Benavente

Todo es bueno cuando es excesivo.

Marqués de Sade

La medida más segura de toda fuerza es la resistencia que vence.

Stefan Zweig

La literatura es el arte de escribir algo que se lee dos veces; el periodismo, el de escribir algo que se lee una vez.

Cyril Connolly

Ningún favor produce una gratitud menos permanente que el don de la libertad, especialmente entre aquellos pueblos que están dispuestos a hacer mal uso de ella.

Tito Livio

El azar es orden en el tiempo.

Guillermo Pérez Villalta

La diplomacia te saca de un problema en el que el tacto te hubiera evitado meterte.

Brian Bowling

Del hablador he aprendido a callar; del intolerante, a ser indulgente, y del malévolo a tratar a los demás con amabilidad. Y por curioso que parezca, no siento ninguna gratitud hacia esos maestros.

Khalil Gibran

Thomas Hobbes

Thomas Hobbes


Los que aprueban una opinión, la llaman opinión; pero los que la desaprueban la llaman herejía.


La ociosidad es la madre de la filosofía.


En la naturaleza del hombre encontramos tres causas principales de querella: la competencia, la desconfianza y la gloria.


Un hombre libre es aquel que, teniendo fuerza y talento para hacer una cosa, no encuentra trabas a su voluntad.


La ley primera y fundamental de la naturaleza es buscar la paz.


De la igualdad de habilidades surge la igualdad de esperanzas en el logro de nuestros fines.


El que renuncia a un derecho solamente se quita de en medio para poder gozar del mismo sin impedimento de su parte.


Hay muy pocos que sean tan necios que no prefieren gobernarse a sí mismos antes que ser gobernados por otros.


La guerra no consiste sólo en la batalla sino en la voluntad de contender.


Cuando dos hombres desean la misma cosa que no pueden gozar juntos se convierten en enemigos.


La risa no es más que la gloria que nace de nuestra superioridad.


Las nociones de rectitud e ilicitud, justicia e injusticia, no tienen lugar en la guerra.


La base de todas las sociedades grandes y duraderas ha consistido, no en la mutua voluntad que los hombres se tenían, sino en el recíproco temor.


Al deseo, acompañado de la idea de satisfacerse, se le denomina esperanza; despojado de tal idea, desesperación.


Una democracia no es en realidad más que una aristocracia de oradores, interrumpida a veces por la monarquía temporal de un orador.


No buscamos la sociedad por amor a ella misma, sino por los honores o los beneficios que puede reportarnos.


El hombre es un lobo para el hombre.


Las ideas estimulan la mente.



Thomas Hobbes

Thomas Hobbes, (1588-1679) Filósofo y tratadista político inglés.