De todas las virtudes, la más difícil y rara es la justicia. Por cada justo se encuentran diez generosos.

Franz Grillparzer

Un hombre enamorado está incompleto hasta que está casado; entonces está acabado.

Zsa Zsa Gabor

La grandeza de un hombre está en relación directa a la evidencia de su fuerza moral.

John Fitzgerald Kennedy

Si los ciudadanos practicasen entre sí la amistad, no tendrían necesidad de la justicia.

Aristóteles

El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo.

Gabriel García Márquez

La historia del mundo es la suma de aquello que hubiera sido evitable.

Bertrand Russell

Un hombre consecuente con su sistema de vida es ciertamente un espíritu estrecho.

Joseph Ernest Renan

Siempre es simpático el que triunfa.

Pío Baroja

Un instante de gozo del corazón vale más que dos horas de placer de los sentidos.

August von Kotzebue

Hay mucho que saber, y es poco el vivir, y no se vive si no se sabe.

Baltasar Gracián

Thomas Hobbes

Thomas Hobbes


Los que aprueban una opinión, la llaman opinión; pero los que la desaprueban la llaman herejía.


La ociosidad es la madre de la filosofía.


En la naturaleza del hombre encontramos tres causas principales de querella: la competencia, la desconfianza y la gloria.


Un hombre libre es aquel que, teniendo fuerza y talento para hacer una cosa, no encuentra trabas a su voluntad.


La ley primera y fundamental de la naturaleza es buscar la paz.


De la igualdad de habilidades surge la igualdad de esperanzas en el logro de nuestros fines.


El que renuncia a un derecho solamente se quita de en medio para poder gozar del mismo sin impedimento de su parte.


Hay muy pocos que sean tan necios que no prefieren gobernarse a sí mismos antes que ser gobernados por otros.


La guerra no consiste sólo en la batalla sino en la voluntad de contender.


Cuando dos hombres desean la misma cosa que no pueden gozar juntos se convierten en enemigos.


La risa no es más que la gloria que nace de nuestra superioridad.


Las nociones de rectitud e ilicitud, justicia e injusticia, no tienen lugar en la guerra.


La base de todas las sociedades grandes y duraderas ha consistido, no en la mutua voluntad que los hombres se tenían, sino en el recíproco temor.


Al deseo, acompañado de la idea de satisfacerse, se le denomina esperanza; despojado de tal idea, desesperación.


Una democracia no es en realidad más que una aristocracia de oradores, interrumpida a veces por la monarquía temporal de un orador.


No buscamos la sociedad por amor a ella misma, sino por los honores o los beneficios que puede reportarnos.


El hombre es un lobo para el hombre.


Las ideas estimulan la mente.



Thomas Hobbes

Thomas Hobbes, (1588-1679) Filósofo y tratadista político inglés.