La guerra es el arte de destruir hombres, la política es el arte de engañarlos.

Jean Le Rond D' Alembert

¡Bienaventurado todo aquel a quien la mujer dice "no quiero", porque ése, a lo menos, oye la verdad!

Mariano José de Larra

Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar.

Ernest Hemingway

Azar es una palabra vacía de sentido, nada puede existir sin causa.

Voltaire

La belleza, cuanto menos vestida, mejor vestida está.

John Fletcher

Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida.

Mario Benedetti

El amor consiste en sentir que el ser sagrado late dentro del ser querido.

Platón

El amor es una tontería hecha por dos.

Napoleón Bonaparte

Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: está en nuestras lágrimas y en el mar.

Khalil Gibran

Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.

Confucio


Giacomo Leopardi


Quizá, el camino más directo para conquistar la fama sea el afirmar con seguridad y pertinencia y, por cuantos modos sea posible, el haberla conquistado.


No temas ni a la prisión, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo.


La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo.


Todas las criaturas se sienten o pueden sentirse satisfechas de sí mismos, excepto el hombre; lo que demuestra que su existencia no esta limitada a este mundo como la del resto de las cosas.


¡Ay, amor! ¡Qué mal me gobernaste! ¿Por qué un sentimiento tan dulce me trae tanto dolor, tanto deseo?


¡Qué pena que beber agua no sea un pecado! ¡Qué bien sabría entonces!


El hombre no vive de otra cosa que de religión o de ilusiones.


Los antepasados son lo más importante para quien no ha hecho nada.


No hay nada más raro en el mundo que una persona a la que siempre podamos tolerar.


Para la felicidad son menos nefastos los males que el aburrimiento.


La felicidad está en la ignorancia de la verdad.


Las personas no son ridículas sino cuando quieren parecer o ser lo que no son.


La vejez es mala porque priva al hombre de todos los placeres dejándole los apetitos.


Cada uno es tan infeliz como cree.


Confiad en los que se esfuerzan por ser amados; dudad de los que sólo procuran parecer amables.



Giacomo Leopardi

Giacomo Leopardi, (1798-1837) Poeta y erudito italiano.