Los días pueden ser iguales para un reloj, pero no para un hombre.

Marcel Proust

La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir.

Jacques Benigne Bossuet

No podría creer en un Dios al cual comprendiera.

Graham Greene

El ojo del amo engorda el caballo.

Refrán

Ahora que estás lejos de mi, no sabes cuanto te extraño !!

Anónimo

El amor es fuerte como la muerte; los celos son crueles como la tumba.

Salomón

Si los hombres han nacido con dos ojos, dos orejas y una sola lengua es porque se debe escuchar y mirar dos veces antes de hablar.

Marquesa de Sévigné

La religión no volverá a recuperar su antiguo poder hasta que no se le vean cambios en su rostro, como los hubo en la ciencia.

Alfred North Whitehead

Las almas bellas son las únicas que saben todo lo que hay de grande en la bondad.

Fénelon

El colmo de la estupidez es aprender lo que luego hay que olvidar.

Erasmo de Rotterdam


George Herbert


La indignación moral no es más que envidia con aureola.


El adulterio es justificable: el alma necesita pocas cosas; el cuerpo muchas.


La corona real no quita el dolor de cabeza.


¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?


No todo resbalón significa una caída.


Debes perder una mosca para pescar una trucha.


En todas las tierras el sol sale al amanecer.


El que no es bello a los veinte, ni fuerte a los treinta, ni rico a los cuarenta, ni sabio a los cincuenta, nunca será ni bello, ni fuerte, ni rico, ni sabio.


No es tan fiero el león como lo pintan.


La juventud vive de la esperanza; la vejez del recuerdo.


No frecuentes las malas compañías, no sea que aumente su número.


Ama a tu vecino, pero no derribes vuestra verja.


Cuando un amigo nos pide algo, la palabra "mañana" no existe.


Presta solamente aquello cuya pérdida puedas soportar.


Un padre vale por cien maestros.



George Herbert

George Herbert, (1593-1633) Poeta religioso inglés.