¿Cómo se llama al animal más temible? Preguntó un rey a cierto sabio. Y éste respondió: los salvajes le llaman tirano; los mansos, adulador.

Gotthold Ephraim Lessing

Es un principio indiscutible que para saber mandar bien, es preciso saber obedecer.

Aristóteles

El azar es orden en el tiempo.

Guillermo Pérez Villalta

Las grandes ideas son aquellas de las que lo único que nos sorprende es que no se nos hayan ocurrido antes.

Noel Clarasó

Quien quiere a su madre no puede ser malo.

Louis Charles Alfred de Musset

Pensamientos sin contenidos son vacíos; intuiciones sin conceptos son ciegas.

Immanuel Kant

De lo que tengo miedo es de tu miedo.

William Shakespeare

La esperanza, no obstante sus engaños, nos sirve al menos para llevarnos al fin de la existencia por un camino agradable.

François de la Rochefoucauld

Las ideas son como las mujeres, alimentar diez cuesta menos que vestir una.

Paul Masson

Combatirse a sí mismo es la guerra más difícil; vencerse a sí mismo es la victoria más bella.

Friedrich von Logau

Elbert Hubbard


Cultiva sólo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida.


Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere.


No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella.


Todo hombre es tonto de remate al menos durante cinco minutos al día. La sabiduría consiste en no rebasar el límite.


Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas.


Un fracasado es un hombre que ha cometido un error, pero que no es capaz de convertirlo en experiencia.


Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos.


Las inteligencias poco capaces se interesan en lo extraordinario; las inteligencias poderosas en las cosas ordinarias.


La democracia tiene por lo menos un mérito, y es que un miembro del Parlamento no puede ser más incompetente que aquellos que le han votado.


El camino de la civilización está pavimentado con envases de hojalata.


Un conservador es un hombre demasiado cobarde para luchar y demasiado gordo para huir.


La pena uno puede soportarla solo, mas para estar alegre se necesitan dos.


Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres corrientes. Pero no existe ninguna máquina que pueda hacer el trabajo de un hombre extraordinario.


Triste puedo estar solo: para estar alegre, necesito compañía.


La mentira es un triste sustituto de la verdad, pero es el único que se ha descubierto hasta ahora.




Elbert Hubbard, (1856-1915) Ensayista estadounidense.