Aunque estoy convencido de que nada cambia, para mí es importante actuar como si no lo supiera.

Leonard Cohen

En lo tocante a la ciencia, la autoridad de un millar no es superior al humilde razonamiento de una sola persona.

Galileo Galilei

La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.

Friedrich Nietzsche

No es muy dificil atacar las opiniones ajenas, pero sí el sustentar las propias: porque la razón humana es tan débil para edificar, como formidable ariete para destruir.

Jaime Luciano Balmes

Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.

Proverbio árabe

La justicia te proporcionará paz, y también trabajos.

Ramón Llull

La muerte llama, uno a uno, a todos los hombres y a las mujeres todas, sin olvidarse de uno solo -¡Dios, qué fatal memoria!-, y los que por ahora vamos librando, saltando de bache en bache como mariposas o gacelas, jamás llegamos a creer que fuera con nosotros, algún día, su cruel designio.

Camilo José Cela

La ociosidad camina con tanta lentitud, que todos los vicios la alcanzan.

Benjamin Franklin

Los hombres se cansan antes de dormir, de amar, de cantar y bailar que de hacer la guerra.

Homero

Los azotes físicos y las calamidades de la naturaleza humana hicieron necesaria la sociedad. La sociedad se agregó a los desastres de la naturaleza. Los inconvenientes de la sociedad hicieron necesario al Gobierno, y el Gobierno se agregó a los desastres de la sociedad. Esta es la historia de la naturaleza humana.

Chamfort


Hermann Hesse


La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el ensayo de un camino, el boceto de un sendero.


Lo blando es más fuerte que lo duro; el agua es más fuerte que la roca, el amor es más fuerte que la violencia.


He sido un hombre que busca y aun lo sigo siendo, pero ya no busco en las estrellas y en los libros, sino en las enseñanzas de mi sangre.


La belleza no hace feliz al que la posee, sino a quien puede amarla y adorarla.


Sin el animal que habita dentro de nosostros somos ángeles castrados.


Los libros sólo tienen valor cuando conducen a la vida y le son útiles.


Hacer versos malos depara más felicidad que leer los versos más bellos.


La divinidad está en ti, no en conceptos o en libros.


Hay quienes se consideran perfectos, pero es sólo porque exigen menos de sí mismos.


Para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible.


La práctica debería ser producto de la reflexión, no al contrario.


Cuando se teme a alguien es porque a ese alguien le hemos concedido poder sobre nosotros.


Cuando alguien que de verdad necesita algo lo encuentra, no es la casualidad quien se lo procura, sino él mismo. Su propio deseo y su propia necesidad le conducen a ello.


No digas de ningún sentimiento que es pequeño o indigno. No vivimos de otra cosa que de nuestros pobres, hermosos y magníficos sentimientos, y cada uno de ellos contra el que cometemos una injusticia es una estrella que apagamos.


Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros.



Hermann Hesse

Hermann Hesse, (1877-1962) Escritor suizo, de origen alemán.