Yo amo a los hombres no porque son hombres, sino porque no son mujeres.

Cristina II

Hay gente que cree que todo cuanto se hace poniendo cara seria es razonable.

Georg Christoph Lichtenberg

La sangre se hereda, el vicio se apega.

Mateo Alemán

El problema con los árbitros es que conocen las reglas, pero no conocen el juego.

William Shankly

La felicidad es tanto mayor cuanto menos la advertimos.

Alberto Moravia

La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias.

Antonio Fraguas Forges

El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.

Friedrich Nietzsche

No le des nunca consejos al que te pida dinero.

Pedro Calderón de la Barca

Las cifras no mienten, pero los mentirosos también usan cifras.

Anónimo

La razón no me ha enseñado nada. Todo lo que yo sé me ha sido dado por el corazón.

Leon Tolstoi


Epicuro de Samos


El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo.


La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.


Juzgamos mejores que los placeres muchos dolores porque se consigue para nosotros un placer mayor.


El hombre que no se contenta con poco, no se contenta con nada.


¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.


No ha de ser dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida.


¿Dioses? Tal vez los haya. Ni lo afirmo ni lo niego, porque no lo sé ni tengo medios para saberlo. Pero sé, porque esto me lo enseña diariamente la vida, que si existen ni se ocupan ni se preocupan de nosotros.


El placer es el bien primero. Es el comienzo de toda preferencia y de toda aversión. Es la ausencia del dolor en el cuerpo y la inquietud en el alma.


Así como el sabio no escoge los alimentos más abundantes, sino los más sabrosos, tampoco ambiciosa la vida más prolongada, sino la más intensa.


Una conducta desordenada se parece a un torrente invernal de corta duración.


Los bienes son para aquellos que saben disfrutarlos.


Debemos buscar a alguien con quien comer y beber antes de buscar algo que comer y beber, pues comer solo es llevar la vida de un león o un lobo.


Es impío no el que suprime a los Dioses, sino el que los conforma a las opiniones de los mortales.


La necesidad es un mal, no hay necesidad de vivir bajo el imperio de la necesidad.



Epicuro de Samos

Epicuro de Samos, (341 AC-270 AC) Filósofo griego.