Todos los órganos humanos se cansan alguna vez, salvo la lengua.

Konrad Adenauer

Intentar definir el humorismo, es como pretender atravesar una mariposa, usando a manera de alfiler un poste telegráfico.

Enrique Jardiel Poncela

Es falso que se haya hecho fortuna, cuando no se sabe disfrutarla.

Quinto Horacio Flaco

Lo que es contrario a la naturaleza no es bello.

Isadora Duncan

Debemos obrar, no para ir contra el destino, sino para ir delante de él.

Friedrich Hebbel

Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra.

Anónimo

A muchos sólo les motiva el dinero para ser honestos.

Carlo Dossi

Todas las obras de arte deben empezar por el final.

Edgar Allan Poe

El exceso es un defecto.

León Bloy

He aquí una regla fundamental en los negocios: házselo a los demás, puesto que ellos te lo harán a ti.

Charles Dickens


André Gide


Hay que haber vivido un poco para comprender que todo lo que se persigue en esta vida sólo se consigue arriesgando a veces lo que más se ama.


Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado.


Sabio es aquel que constantemente se maravilla.


Una mujer no comienza a mostrar su edad hasta que empieza a ocultarla.


Todas la cosas ya fueron dichas, pero como nadie escucha es preciso comenzar de nuevo.


No se hace buena literatura con buenas intenciones ni con buenos sentimientos.


Es bueno seguir la pendiente con tal que sea subiendo.


Recuerdo haber dicho que se necesitaba mucho talento para hacer soportable un poco de genio.


La edad también tiene ventajas muy saludables, se derrama mucho del alcohol que nos gustaría beber.


El secreto de mi felicidad está en no esforzarse por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo.


La satisfacción es la única señal de la sinceridad del placer.


Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran.


Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se presentan ante nuestro espíritu hasta que ya es demasiado tarde.



André Gide

André Gide, (1859-1951) Escritor francés