Amo a la humanidad, pero, para sorpresa mía, cuanto más quiero a la humanidad en general, menos cariño me inspiran las personas en particular.

Fiodor Dostoievski

Cuando uno se halla habituado a una dulce monotonía, ya nunca, ni por una sola vez, apetece ningún género de distracciones, con el fin de no llegar a descubrir que se aburre todos los días.

Germaine de Staël

El arte de amar se reduce a decir exactamente lo que el grado de embriaguez del momento requiera.

Stendhal

La mujer perfecta es un tipo humano superior al varón perfecto, pero también es un ejemplar mucho más raro.

Friedrich Nietzsche

Nadie debe viajar hasta que no haya aprendido el idioma del país que visita. De lo contrario se convierte voluntariamente en un bebé, tan indefenso y ridículo.

Ralph Waldo Emerson

Gran ciencia es ser feliz, engendrar la alegría, porque sin ella, toda existencia es baldía.

Ramón Pérez de Ayala

La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque yo formo parte de la humanidad; por tanto nunca mandes a nadie a preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.

John Donne

En el mundo se tiene tres clases de amigos: los que os aman, los que se cuidan de vos y los que os aborrecen.

Chamfort

Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no te consideres obligado a llevársela.

Pitágoras de Samos

Me gusta extraviarme a mí mismo a través de otras mentes. Cuando no estoy pensando, estoy leyendo. Soy incapaz de sentarme y ponerme a pensar. Los libros piensan por mí.

Charles Lamb

Henry-Louis Mencken


El soltero desea una esposa pero se alegra de no tenerla.


La fe puede ser sucintamente definida como una creencia ilógica en que lo improbable sucederá.


Un cínico es un hombre que, en cuanto huele flores, busca un ataúd alrededor.


El principal valor del dinero radica en que lo estimamos más de lo que vale.


Cuando las mujeres se besan, siempre recuerdan a los boxeadores profesionales cuando se estrechan las manos.


Confianza es el sentimiento de poder creer a una persona incluso cuando sabemos que mentiríamos en su lugar.


Los solteros saben más acerca de las mujeres que los casados; si no fuese así, ellos también lo estarían.


Vive de manera que puedas mirar fijamente a los ojos de cualquiera y mandarlo al diablo.


A una persona naturalmente confiada le lleva bastante tiempo reconciliarse con la idea de que, después de todo, Dios no lo ayudará.


La conciencia es una voz interior que nos advierte que alguien puede estar mirando.


Es completamente lícito para una católica evitar el embarazo recurriendo a las matemáticas, aunque todavía está prohibido recurrir a la física o a la química.


Para todo problema humano hay siempre una solución fácil, clara, plausible y equivocada.


El hombre se hace civilizado no en proporción a su disposición para creer, sino en proporción a su facilidad para dudar.




Henry-Louis Mencken, (1880-1956) Periodista y escritor estadounidense.