La moda es la pugna entre el instinto natural de vestirse y el instinto natural de desnudarse.

Pitigrilli

El matrimonio y la familia cristiana edifican la Iglesia. Los hijos son fruto precioso del matrimonio.

Juan Pablo II

Triste puedo estar solo: para estar alegre, necesito compañía.

Elbert Hubbard

Todo chiste, en el fondo, encubre una verdad.

Sigmund Freud

Nadie más muere que el olvidado.

Gregorio Marañón

Todos los gobiernos mueren por la exageración de su principio.

Aristóteles

La patria no es la tierra. Sin embargo, los hombres que la tierra nutre son la patria.

Rabindranath Tagore

Una falsa ciencia hace ateos; una verdadera ciencia posterna al hombre ante la divinidad.

Voltaire

Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres.

Confucio

¿Cuál es el primer deber del hombre? La respuesta es muy breve: ser un mismo.

Henrik Johan Ibsen

Marcel Proust


Sólo se ama lo que no se posee totalmente.


El enamorado celoso soporta mejor la enfermedad de su amante que su libertad.


A cierta edad, un poco por amor propio, otro poco por picardía, las cosas que más deseamos son las que fingimos no desear.


A veces estamos demasiado dispuestos a creer que el presente es el único estado posible de las cosas.


El deseo nos fuerza a amar lo que nos hará sufrir.


Los recuerdos comunes son a veces los más pacificadores.


El amor es una enfermedad inevitable, dolorosa y fortuita.


Los días pueden ser iguales para un reloj, pero no para un hombre.


Ciertos recuerdos son como amigos comunes, saben hacer reconciliaciones.


El instinto dicta el deber y la inteligencia da pretextos para eludirlo.


Para el beso, la nariz y los ojos están tan mal colocados como mal hechos los labios.


Los celos no son corrientemente más que una inquieta tiranía aplicada a los asuntos del amor.




Marcel Proust, (1871-1922) Escritor francés.