Nada tan peligroso como una idea amplia en cerebros estrechos.

Hipólito Taine

Por su obra se conoce al artesano.

Jean de la Fontaine

Por muy lejos que el espiritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón.

Confucio

El que se ahoga no repara en lo que se agarra.

José de San Martín

La mayor parte de la gente confunde la educación con instrucción.

Severo Catalina

No es el tiempo lo que se os da, sino el instante. Con un instante dado, a nosotros nos corresponde hacer el tiempo.

Georges Poulet

Lo que los hombres realmente quieren no es el conocimiento sino la certidumbre.

Bertrand Russell

Sírvete de lo aparente como indicio de lo inaparente.

Solón de Atenas

No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo.

Georg Christoph Lichtenberg

Indudablemente nadie se ocupa de quien no se ocupa de nadie.

Thomas Jefferson


George Eliot


Nuestras acciones hablan sobre nosotros tanto como nosotros sobre ellas.


Bendito sea el hombre que no teniendo nada que decir, se abstiene de demostrárnoslo con sus palabras.


El matrimonio debe ser una relación ya de simpatía o ya de conquista.


Nadie está graduado en el arte de la vida mientras no haya sido tentado.


Los niños son aún el símbolo del matrimonio eterno entre el amor y el deber.


En ningún momento he dudado que las mujeres son tontas. Al fin y al cabo el Todopoderoso las creó a imagen y semejanza de los hombres.


Debe uno ser pobre para conocer el lujo de dar.


Los animales son buenos amigos, no hacen preguntas y tampoco critican.


¿Qué soledad es más solitaria que la desconfianza?


La crueldad, como cualquier otro vicio, no requiere ningún motivo para ser practicada, apenas oportunidad.


El mejor fuego no es el que se enciende rápidamente.


Nadie puede ser sensato con el estómago vacío.



George Eliot

George Eliot, (1819-1880) Seudónimo de Mary Anne Evans. Novelista británica.