La naturaleza señala a los soldados de la vida el lugar en donde han de luchar por ella.

Blas Infante

Pensad como hombres de acción, actuad como hombres pensantes.

Thomas Mann

Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.

Hipócrates

Bebed porque sois felices, pero nunca porque seáis desgraciados.

Gilbert Keith Chesterton

No importa lo elocuente que ladre un perro; nunca podrá decirte que sus padres fueron pobres pero honestos.

Bertrand Russell

La claridad es el barniz de los maestros.

Marqués de Vauvenargues

Parece que nuestra vida aumenta cuando podemos ponerla en la memoria de los demás: Es una nueva vida que adquirimos y nos resulta preciosa.

Montesquieu

El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer.

Mariano José de Larra

El carácter es como el acróstico o la estrofa alejandrina: puede leerse desde el principio, desde el final o en cruz: siempre dice lo mismo.

Ralph Waldo Emerson

Quien lleva toda su vida a su mujer sobre la espalda, cuando la deja en el suelo, ella dice: ¡Estoy fatigada!.

Proverbio yugoslavo


William Somerset Maugham


La gente te pide críticas, pero en realidad sólo quiere halagos.


Para rezar a Dios con devoción no hace falta creer en Dios según los dogmas de ninguna religión.


La lectura no da al hombre sabiduría; le da conocimientos.


La mayoría de las personas abandonan sus vicios sólo cuando les causan molestias.


En su lucha contra el individuo, la sociedad tiene tres armas : ley, opinión publica y conciencia.


El valor del dinero es que con él podemos mandar a cualquiera al diablo. Es el sexto sentido que te permite disfrutar de los otros cinco.


Un filósofo es un tipo que sube a una cumbre en busca del sol; encuentra niebla, desciende y explica el magnífico espectáculo que ha visto.


Sólo una persona inepta rinde siempre al máximo de sus posibilidades.


Sólo una persona mediocre está siempre en su mejor momento.


El amor platónico es como un revolver que manejamos sin darnos cuenta de que, como está cargado, en cualquier momento puede dispararse.


En ocasiones el exceso es estimulante. Evita que con la moderación se adquiera el mortal efecto de un hábito.


La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.



William Somerset Maugham

William Somerset Maugham, (1874-1965) Escritor británico.