El derecho y el deber son como las palmeras: no dan frutos si no crecen uno al lado del otro.

Félecité de Lamennais

Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él.

Madre Teresa de Calcuta

Hay que vigilar a los ministros que no pueden hacer nada sin dinero y a aquellos que quieren hacerlo todo sólo con dinero.

Indira Gandhi

¡Bienvenido sea el dolor si es causa de arrepentimento!

Georg Wilhelm Friedrich Hegel

Aprovecha la oportunidad en todas las cosas; no hay mérito mayor.

Píndaro

La religión sirve para ayudarnos y consolarnos ante unos problemas que no tendríamos si no existiese la religión.

Jaume Perich

Nuestros sentidos nos permiten percibir sólo una pequeña porción del mundo exterior.

Nikola Tesla

La educación es por lo menos una forma de culto de la voluntad, no de cobarde culto del hecho.

Gilbert Keith Chesterton

Somos del mismo material del que se tejen los sueños, nuestra pequeña vida está rodeada de sueños.

William Shakespeare

Cuesta más responder con gracia y mansedumbre, que callar con desprecio. El silencio es a veces una mala respuesta, una respuesta amarguísima.

Gar Mar


William Somerset Maugham


La gente te pide críticas, pero en realidad sólo quiere halagos.


Para rezar a Dios con devoción no hace falta creer en Dios según los dogmas de ninguna religión.


La lectura no da al hombre sabiduría; le da conocimientos.


La mayoría de las personas abandonan sus vicios sólo cuando les causan molestias.


En su lucha contra el individuo, la sociedad tiene tres armas : ley, opinión publica y conciencia.


El valor del dinero es que con él podemos mandar a cualquiera al diablo. Es el sexto sentido que te permite disfrutar de los otros cinco.


Un filósofo es un tipo que sube a una cumbre en busca del sol; encuentra niebla, desciende y explica el magnífico espectáculo que ha visto.


Sólo una persona inepta rinde siempre al máximo de sus posibilidades.


Sólo una persona mediocre está siempre en su mejor momento.


El amor platónico es como un revolver que manejamos sin darnos cuenta de que, como está cargado, en cualquier momento puede dispararse.


En ocasiones el exceso es estimulante. Evita que con la moderación se adquiera el mortal efecto de un hábito.


La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.



William Somerset Maugham

William Somerset Maugham, (1874-1965) Escritor británico.