Desprecia al hombre orgulloso que se avergüence de verter lágrimas.

Louis Charles Alfred de Musset

Quien me insulta siempre, no me ofende jamás.

Victor Hugo

Admiramos las cosas por motivos, pero las amamos sin motivos.

Gilbert Keith Chesterton

Los seres más sensibles no son siempre los seres más sensatos.

Honoré de Balzac

Cuando yo era chico me decían que cualquiera podía llegar a presidente de la nación. Estoy empezando a creerlo.

Clarence S. Darrow

En las adversidades sale a la luz la virtud.

Aristóteles

Enséñame un héroe y te escribiré una tragedia.

Francis Scott Fitzgerald

Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.

Honoré de Balzac

Reprender al que yerra no basta si no se le enseña el camino recto.

Columela

La maldad no es algo sobrehumano, es algo menos que humano.

Agatha Christie

Alexander Pope


El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera.


Ocurre con la gente de mente pequeña lo mismo que con las botellas de cuello estrecho. Cuanto menos contiene, más ruido hacen al vaciarlas.


Un partido es la locura de muchos en beneficio de unos pocos.


Equivocarse es humano y perdonar es divino.


No hay cristales de más aumento que los propios ojos del hombre cuando miran su propia persona.


Algunas personas nunca aprenden nada, porque todo lo comprenden demasiado pronto.


Toda la naturaleza es como un arte desconocido del hombre.


Las diversiones son la felicidad de aquellos que no saben pensar.


Los necios admiran, los sensatos aprueban.


El pueblo es una fiera de múltiples cabezas.


¿Quién decide cuando los médicos no están de acuerdo?


Las palabras son como las hojas; cuando abundan, poco fruto hay entre ellas.




Alexander Pope, (1688-1744) Poeta inglés.