Casi siempre que un matrimonio se lleva bien, es porque uno de los esposos manda y el otro obedece.

Gregorio Marañón

Hay tantas mujeres bellas, pero no hay perfectas.

Victor Hugo

Todos los dolores que nos alejan son dolores perdidos.

Simone Weil

Hay muy pocos que sean tan necios que no prefieren gobernarse a sí mismos antes que ser gobernados por otros.

Thomas Hobbes

No consideraremos milagrosa ninguna experiencia que podamos tener, sea la que sea, si de antemano mantenemos una filosofía que excluye lo sobrenatural.

Clive Staples Lewis

Adoro el cuerpo. Porque la carne es honesta y los órganos no mienten.

John Keats

La libertad más difícil de conservar es la de equivocarse.

Morris West

No es oro todo lo que reluce.

Refrán

En realidad las cosas verdaderamente difíciles son todo lo que la gente cree poder hacer a cada momento.

Julio Cortázar

El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad.

Ludwig van Beethoven


François Mauriac


La gentileza siempre es un signo de traición.


El día que tú no ardas de amor, muchos morirán de frío.


Escribir es recordar, pero leer también es recordar.


No confundáis a Jesús, el maestro, con los pobres hombres que le siguen de lejos. No esperéis que su inconsecuencia pueda serviros eternamente de excusa.


No siento el menor deseo de jugar en un mundo en el que todos hacen trampa.


Un mal escritor puede llegar a ser un buen crítico, por la misma razón que un pésimo vino también puede llegar a ser un buen vinagre.


Los hombres de Estado son como los cirujanos: sus errores son mortales.


¡Qué poco cuesta construir castillos en el aire y qué cara es su destrucción!


La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.


El arte de vivir es sacrificar una pasión baja a otra más alta.


El tiempo siempre está maduro, la pregunta es para qué.



François Mauriac

François Mauriac, (1905-1970) Escritor francés.