Me aburren los ateos: siempre están hablando de Dios.

Heinrich Böll

El buen lector hace el buen libro.

Ralph Waldo Emerson

La muerte para los jóvenes es naufragio y para los viejos es llegar a puerto.

Baltasar Gracián

Entre col y col, lechuga.

Refrán

Trabajar con amor es construir una casa con cariño, como si vuestro ser amado fuera a habitar en esa casa.

Khalil Gibran

En el estudio no existe la saciedad.

Erasmo de Rotterdam

Los tontos no gustan de admirar las cosas sino cuando llevan una etiqueta.

Georges Benjamin Clemenceau

Más vale un minuto de vida franca y sincera que cien años de hipocresía.

Ángel Ganivet

No me preocupa la muerte, me disolveré en la nada.

José Saramago

Una vida inútil equivale a una muerte prematura.

Johann Wolfgang Goethe

Ludwig van Beethoven


¡Actúa en vez de suplicar. Sacrifícate sin esperanza de gloria ni recompensa! Si quieres conocer los milagros, hazlos tú antes. Sólo así podrá cumplirse tu peculiar destino.


Me apoderaré del destino agarrándolo por el cuello. No me dominará.


El único símbolo de superioridad que conozco es la bondad.


Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo.


El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación.


No confíes tu secreto ni al más íntimo amigo; no podrías pedirle discreción si tú mismo no la has tenido.


La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía.


Todavía no se han levantado las barreras que le digan al genio: "De aquí no pasarás".


Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo.


Hacer felices a otros hombres: no hay nada mejor ni más bello.




Ludwig van Beethoven, (1770-1827) Compositor y músico alemán.