¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?

Groucho Marx

Dios ha muerto. Parece que lo mataron los hombres.

Friedrich Nietzsche

¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

Albert Einstein

Nadie puede amar sus cadenas, aunque sean de oro puro.

I. Heywood

Todo les sale bien a las personas de cáracter dulce y alegre.

Voltaire

Entre hombre y hombre no hay gran diferencia. La superioridad consiste en aprovechar las lecciones de la experiencia.

Tucídides

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.

Oscar Wilde

Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad; pero el hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.

Confucio

¿De qué sirve la libertad política para los que no tienen pan? Sólo tiene valor para los teorizantes y los políticos ambiciosos.

Jean Paul Marat

El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.

Oscar Wilde


André Malraux


El verdadero combate empieza cuando uno debe luchar contra una parte de sí mismo. Pero uno sólo se convierte en un hombre cuando supera estos combates.


La muerte sólo tiene importancia en la medida en que nos hace reflexionar sobre el valor de la vida.


He aprendido que una vida no vale nada, pero también que nada vale una vida.


No tarda nueve meses sino sesenta años en formarse un hombre.


Todo hombre se parece a su dolor.


La cultura es lo que, en la muerte, continúa siendo la vida.


La juventud es una religión a la que uno siempre acaba convirtiéndose.


Si de veras llegásemos a poder comprender, ya no podríamos juzgar.


La tradición no se hereda, se conquista.



André Malraux

André Malraux, (1901-1976) Novelista y político francés.