Después de un fracaso, los planes mejor elaborados parecen absurdos.

Fiodor Dostoievski

El delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos engañarán nunca.

Víctor Ruiz Iriarte

En el rocío de las pequeñas cosas, el corazón encuentra su mañana y toma su frescura.

Khalil Gibran

Una mala causa será defendida siempre con malos medios y por hombres malos.

Thomas Paine

Nada prende tan pronto de unas almas en otras como esta simpatía de la risa.

Jacinto Benavente

Si los ciudadanos practicasen entre sí la amistad, no tendrían necesidad de la justicia.

Aristóteles

La razón obra con lentitud, y con tantas miras, sobre tantos principios, que a cada momento se adormece o extravía. La pasión obra en un instante.

Blaise Pascal

En asuntos internacionales, la paz es un período de trampas entre dos luchas.

Ambrose Bierce

La moda es la pugna entre el instinto natural de vestirse y el instinto natural de desnudarse.

Pitigrilli

Nunca llega a ser coronado por la inmortalidad quien teme ir adonde le conducen voces desconocidas.

John Keats


Conde de Chesterfield


Lo único que quiero para mi entierro es no ser enterrado vivo.


En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio; y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seremos viejos.


La gente, en general, soporta mucho mejor que se hable de sus vicios y crímenes, que de sus fracasos y debilidades.


El hombre odia a quien le hace sentir su propia inferioridad.


Lo que es digno de hacerse, es digno de que se haga bien.


Si te propones algún día mandar con dignidad, debes servir con diligencia.


Habrá amigos que nos declaren sin reservas nuestras faltas y, sin embargo, no se decidirán a hacernos mención de nuestras locuras.


El estilo es el ropaje del pensamiento; y un pensamiento bien vestido, como un hombre bien vestido, se presenta mejor.


La vejez no mejora el corazón: lo endurece.



Conde de Chesterfield

Conde de Chesterfield, (1694-1773) Político y escritor inglés.