La improvisación es la verdadera piedra de toque del ingenio.

Molière

Es tan difícil decir la verdad como ocultarla.

Baltasar Gracián

La lectura es como el alimento; el provecho no está en proporción de lo que se come, sino de los que se digiere.

Jaime Luciano Balmes

Vivimos en una época peligrosa. El ser humano ha aprendido a dominar la naturaleza mucho antes de haber aprendido a dominarse a sí mismo.

Albert Schweitzer

Es la vida un dolor en que se empieza el de la muerte, que dura mientras dura ella.

Francisco de Quevedo

¡Cosa curiosa! el primer síntoma del verdadero amor en un joven es la timidez, en una muchacha es la audacia.

Victor Hugo

Agradezco no ser una de las ruedas del poder, sino una de las criaturas que son aplastadas por ellas.

Rabindranath Tagore

No hay nada inaccesible a los mortales.

Quinto Horacio Flaco

La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa.

Mark Twain

Es necesario tener el apetito del pobre para gozar la fortuna del rico.

Conde de Rivarol


Conde de Chesterfield


Lo único que quiero para mi entierro es no ser enterrado vivo.


En la vejez la ciencia es para nosotros un cómodo refugio; y si no la plantamos de jóvenes, no nos dará sombra cuando seremos viejos.


La gente, en general, soporta mucho mejor que se hable de sus vicios y crímenes, que de sus fracasos y debilidades.


El hombre odia a quien le hace sentir su propia inferioridad.


Lo que es digno de hacerse, es digno de que se haga bien.


Si te propones algún día mandar con dignidad, debes servir con diligencia.


Habrá amigos que nos declaren sin reservas nuestras faltas y, sin embargo, no se decidirán a hacernos mención de nuestras locuras.


El estilo es el ropaje del pensamiento; y un pensamiento bien vestido, como un hombre bien vestido, se presenta mejor.


La vejez no mejora el corazón: lo endurece.



Conde de Chesterfield

Conde de Chesterfield, (1694-1773) Político y escritor inglés.