La desconfianza es madre de la seguridad.

Aristófanes

El arte del comerciante consiste en llevar una cosa desde el sitio donde abunda al lugar donde se paga cara.

Sir Laurence Olivier

Los amigos son esa parte de la raza humana con la que uno puede ser humano.

Jorge Santayana

Si dais la impresión de necesitar cualquier cosa no os darán nada; para hacer fortuna es preciso aparentar ser rico.

Alejandro Dumas

El hombre nació en la barbarie, cuando matar a su semejante era una condición normal de la existencia. Se le otorgo una conciencia. Y ahora ha llegado el día en que la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro.

Martin Luther King

Si los rebeldes pudieran triunfar descubrirían que se habían destruido a sí mismos.

Clive Staples Lewis

La claridad en la ciencia es necesaria; pero en la literatura, no. Ver con claridad es filosofía. Ver claro en el misterio es literatura. Eso hicieron Shakespeare, Cervantes, Dickens, Dostoiewski...

Pío Baroja

Encuéntrate y sé tú mismo; recuerda que no hay nadie como tú.

Dale Carnegie

El mundo es de quien nace para conquistarlo y no de quien sueña que puede conquistarlo.

Fernando Pessoa

La naturaleza es una obra de arte, pero Dios es el único artista que existe, y el hombre no es más que un obrero de mal gusto.

George Sand

Carl Sagan


En algún sitio algo increíble espera ser descubierto.


A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.


Si alguien está en desacuerdo contigo, déjalo vivir. No encontrarás a nadie parecido en cien mil millones de galaxias.


La ausencia de prueba no es prueba de ausencia.


Nuestra lealtad es para las especies y el planeta. Nuestra obligación de sobrevivir no es sólo para nosotros mismos sino también para ese cosmos, antiguo y vasto, del cual derivamos.


El universo no fue hecho a medida del hombre; tampoco le es hostil: es indiferente.


Saber mucho no es lo mismo que ser inteligente. La inteligencia no es sólo información, sino también juicio, la manera en que se recoge y maneja la información.


Vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y la tecnología y en la que nadie sabe nada de estos temas. Ello constituye una fórmula segura para el desastre.


Para hacer una tarta de manzana primero tienes que crear un universo.


En la ciencia suele ocurrir que un científico diga: "es un buen argumento, yo estaba equivocado", cambie de opinión y desde ese momento no se vuelva a mencionar la antigua posición. Realmente pasa. Aunque no lo frecuentemente que debería, ya que los científicos son humanos y el cambio es a veces doloroso. Pero ocurre cada día. No recuerdo la última vez que algo así pasó en política o religión.


La idea de que Dios es un hombre blanco más grande de lo normal con una barba flameante que se sienta en el cielo y cuenta la caída de cada gorrión es ridícula. Pero si por Dios uno quiere decir el conjunto de leyes físicas que gobiernan el Universo, entonces claramente hay un Dios así. Este Dios es emocionalmente insatisfactorio... no tiene mucho sentido rezarle a la ley de gravedad.


La vida es sólo un vistazo momentáneo de las maravillas de este asombroso universo, y es triste que tantos la estén malgastando soñando con fantasías espirituales.


No puedes convencer a un creyente de nada porque sus creencias no están basadas en evidencia, están basadas en una enraizada necesidad de creer.


La ciencia es más que un simple conjunto de conocimientos: es una manera de pensar.


La primera gran virtud del hombre fue la duda, y el primer gran defecto la fe.


Si estamos solos en el Universo, seguro sería una terrible pérdida de espacio.


Somos el medio para que el cosmos se conozca a sí mismo.


La ciencia no es perfecta, con frecuencia se utiliza mal, no es más que una herramienta, pero es la mejor herramienta que tenemos: se corrige a sí misma, está siempre evolucionando y se puede aplicar a todo. Con esta herramienta conquistamos lo imposible.


Vivimos en un insignificante planeta de una triste estrella perdida en una galaxia metida en una esquina olvidada de un universo en el que hay muchas más galaxias que personas.




Carl Sagan, (1934-1996) Astrónomo estadounidense.