Sólo salgo para renovar la necesidad de estar solo.

Lord Byron

El carácter de una persona lo determinan los problemas que no puede eludir y el remordimiento que le provocan los que ha eludido.

Arthur Miller

Interpretar la ley es corromperla, los abogados las matan.

Napoleón Bonaparte

Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.

Leonardo Da Vinci

La habilidad es a la astucia lo que la destreza a la estafa.

Chamfort

Tenía la conciencia limpia; no la usaba nunca.

Stanislaw Jerzy Lec

El camino de la juventud lleva toda una vida.

Pablo Picasso

Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto.

Leonardo Da Vinci

El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto.

Jorge Luis Borges

La neutralidad, como principio inmutable, es una prueba de debilidad.

Lajos Kossuth

Diego de Saavedra Fajardo

Diego de Saavedra Fajardo


La lengua disimula y encubre los designios.


No está la felicidad en vivir, sino en saber vivir.


La amistad más se ha de sostener con correspondencia que con dádivas; porque con el interés se fingen, pero no se hacen las amistades.


Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.


El valor nunca es mayor que cuando nace de la última necesidad.


Rendirse ante la adversidad es mostrarse de su parte.


El no esperar remedio, ni desesperar de él, suele ser el remedio de los casos desesperados.


Un pequeño gusano roe el corazón a un cedro y lo derriba.



Diego de Saavedra Fajardo

Diego de Saavedra Fajardo, (1584-1648) Diplomático y escritor español.