El corazón es un buen burgués. Los sentidos lo arrastran a la juerga.

Henry Bataille

Nunca conserva firmes amistades quien sólo va atento a sus pretensiones.

Anónimo

Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla.

Aristóteles

Hasta en las democracias más puras, como los Estados Unidos y Suiza una minoría privilegiada detenta el poder contra la mayoría esclavizada.

Mijail Bakunin

La perfección se logra al fin, no cuando no hay nada que agregar, sino cuando ya no hay nada que obtener.

Antoine de Saint-Exupéry

El amor celoso enciende su antorcha en el fuego de las furias.

Edmund Burke

El honor es la conciencia externa, y la conciencia, el honor interno.

Arthur Schopenhauer

En la medida en que el sufrimiento de los niños está permitido, no existe amor verdadero en este mundo.

Isadora Duncan

Ciertos pensamientos son plegarias. Hay momentos en que, sea cual fuere la actividad del cuerpo, el alma está de rodillas.

Victor Hugo

No confundas la paciencia, coraje de la virtud, con la estúpida indolencia del que se da por vencido.

Mariano Aguiló


Orison Swett Marden


No se sale adelante celebrando éxitos sino superando fracasos.


La suerte no es más que la habilidad de aprovechar las ocasiones favorables.


Vale más un céntimo bien empleado que un céntimo ahorrado.


Un guijarro en el lecho de un pobre arroyuelo puede mudar el curso de un río.


Prefiero saber apreciar lo que no puedo tener, que tener lo que no soy capaz de apreciar.


La sonrisa es una verdadera fuerza vital, la única capaz de mover lo inconmovible.


La verdadera ciencia está muy por encima de los apasionamientos políticos, de las diferencias de raza e idioma y de los sectarismos religiosos.


La economía consiste en saber gastar y el ahorro en saber guardar.



Orison Swett Marden

Orison Swett Marden, (1850-1924) Escritor de libros de autoayuda.