Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara.

Michel Eyquem de Montaigne

La vida no es más que un tejido de hábitos.

Henry F. Amiel

La mejor receta para la novela policiaca: el detective no debe saber nunca más que el lector.

Agatha Christie

Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis.

Paracelso

Muy pronto la televisión, para ejercer su influencia soberana, recorrerá en todos los sentidos toda la maquinaria y todo el bullicio de las relaciones humanas.

Martin Heidegger

Hay mucha diferencia entre viajar para ver países y para ver pueblos.

Jean Jacques Rousseau

La religión sirve para ayudarnos y consolarnos ante unos problemas que no tendríamos si no existiese la religión.

Jaume Perich

Para quien ama la lisonja, es enemigo quien no es adulador.

Benito Jerónimo Feijoó

Las ideas no son responsables de lo que los hombres hacen de ellas.

Werner Karl Heisenberg

La política fue en principio el arte de impedir a la gente meterse en lo que le importaba. En una época posterior agregósele el arte de comprometer a la gente a decidir sobre lo que no entiende.

Paul Ambroise Valéry


Edward George Bulwer-Lytton


El destino se ríe de las probabilidades.


Lo pasado, pasado. Hay un futuro para todos los hombres que se arrepienten y que tienen energía.


El tiempo es oro.


Es difícil decir quién hace el mayor daño: los enemigos con sus peores intenciones o los amigos con las mejores.


El amor es la actividad del ocioso y el ocio del hombre activo.


El genio hace lo que debe y el talento lo que puede.


Mientras haya libros no existe el pasado.



Edward George Bulwer-Lytton

Edward George Bulwer-Lytton, (1803-1873) Escritor inglés.