El buen humor es un deber que tenemos para con el prójimo.

Wallace Stevens

La esperanza es el sueño del hombre despierto.

Aristóteles

Junta tu frente a la mía y enlaza tu mano, y haz juramentos que mañana ya habrás roto.

Paul Verlaine

Aquel que es demasiado pequeño tiene un orgullo grande.

Voltaire

Ningún hombre con prisa puede considerarse civilizado.

Will Durant

Jamás hallé compañera más sociable que la soledad.

Henry David Thoreau

Estoy bajo el agua y los latidos de mi corazón producen círculos en la superficie.

Milan Kundera

Un país habrá llegado al máximo de su civismo cuando en él se puedan celebrar los partidos de fútbol sin árbitros.

José Luis Coll

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

Albert Einstein

Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir.

Françoise Sagan

Marguerite Yourcenar


Exageráis la hipocresía de los hombres. La mayoría piensa demasiado poco para permitirse el lujo de poder pensar doble.


Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón.


Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.


El amor y la locura son los motores que hacen andar la vida.


¿Quién sería lo bastante insensato para morir sin haber dado al menos la vuelta a su cárcel?


Tener razón demasiado pronto es lo mismo que equivocarse.


El descuido es un sucedáneo de la mentira.




Marguerite Yourcenar, (1903-1987) Escritora francesa.