Intentar modificar el carácter de un hombre es como tratar de enseñar a una oveja a tirar de un carro.

Georg Christoph Lichtenberg

Cuando una multitud ejerce la autoridad, es más cruel aún que los tiranos.

Platón

Vuestra alegría es vuestra tristeza sin máscara.

Khalil Gibran

Todo hombre no vive más que por lo que espera.

Giovanni Papini

Morimos sólo una vez, pero durante mucho tiempo.

Molière

Vivimos en la era de la televisión. Una sola toma de una enfermera bonita ayudando a un viejo a salir de una sala dice más que todas las estadísticas sanitarias.

Margaret Thatcher

Un optimista es el que cree que todo tiene arreglo. Un pesimista es el que piensa lo mismo, pero sabe que nadie va a intentarlo.

Jaume Perich

Las ideas no son responsables de lo que los hombres hacen de ellas.

Werner Karl Heisenberg

En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire.

Woody Allen

Los ideales que iluminan mi camino y una y otra vez me han dado coraje para enfrentar la vida con alegría han sido: la amabilidad, la belleza y la verdad.

Albert Einstein


Martin Lutero


No hay manto ni sayo que peor siente a la mujer que el querer ser sabia.


La facultad del oído es una cosa sensible: muy pronto se sacia y al poco tiempo se cansa y aburre.


El pensamiento está libre de impuestos.


Aquel a quien no le gusta el vino, ni la mujer, ni el canto, será un necio toda su vida.


La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos.


Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.


Una mentira es como una bola de nieve; cuanto más rueda, más grande se vuelve.



Martin Lutero

Martin Lutero, (1483-1546) Reformador alemán.