El ignorante tiene valor; el sabio miedo.

Alberto Moravia

La vida no es aceptable a no ser que el cuerpo y el espíritu vivan en buena armonía, si no hay un equilibrio natural entre ellos y si no experimentan un respeto natural el uno por el otro.

David Herbert Lawrence

La improvisación es la verdadera piedra de toque del ingenio.

Molière

El mundo podría existir muy bien sin la literatura, e incluso mejor sin el hombre.

Jean Paul Sartre

El casamiento y el caldo pelando.

Refrán

El buen arquero no es juzgado por sus flechas, sino por su puntería.

Thomas Fuller

Por naturaleza, los hombres gustan de ver cosas nuevas y de viajar.

Plinio el Joven

El dolor silencioso es el más funesto.

Jean-Baptiste Racine

El arte de la pintura consiste en aclarar y oscurecer los tonos sin decorarlos.

Pierre Bonnard

El carácter de una persona lo determinan los problemas que no puede eludir y el remordimiento que le provocan los que ha eludido.

Arthur Miller

Charles-Maurice Talleyrand Périgord


Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.


La palabra se ha dado al hombre para que pueda encubrir su pensamiento.


Hay una cosa más terrible que la calumnia: La verdad.


Nadie puede sospechar cuántas idioteces políticas se han evitado gracias a la falta de dinero.


La monarquía debe ser gobernada por demócratas, y una república por aristócratas.


En materia de negocios, nada hay efectivo mientras no estén terminados.


Conozco a alguien que tiene más espíritu que Napoleón, que Voltaire, que todos los ministros presentes y futuros: la opinión pública.




Charles-Maurice Talleyrand Périgord, (1754-1838) Diplomático y estadista francés.