La juventud vive de la esperanza; la vejez del recuerdo.

George Herbert

Eso de andar a vueltas un hombre con un animalito de colmillo en ristre o de cuerno en astillero no es del género humano: es del género animalesco.

Santos López Pelegrín 'Abenamar'

El fenómeno de la televisión demuestra que la gente está dispuesta a ver cualquier cosa con tal de no verse a sí misma.

Anónimo

Nada nos puede impedir sentir esta maravillosa felicidad de ser preferidos a otros.

André Maurois

El periódico es una tienda en que se venden al público las palabras del mismo color que las quiere.

Honoré de Balzac

Las palabras elegantes no son sinceras; las palabras sinceras no son elegantes.

Lao-tsé

Si abordas una situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces.

Adam Smith

Tanto miedo tengo, que aun para huir valor no tengo.

Pedro Calderón de la Barca

La Ilusión despierta el empeño y solamente la paciencia lo termina.

Anónimo

El progreso de la medicina nos depara el fin de aquella época liberal en la que el hombre aún podía morirse de lo que quería.

Stanislaw Jerzy Lec


San Bernardo de Claraval


La muerte os espera en todas partes; pero, si sois prudentes, en todas partes la esperáis vosotros.


La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento.


El infierno está lleno de buenas voluntades o deseos.


La novedad es madre de la temeridad, hermana de la superstición e hija de la ligereza.


El desconocimiento propio genera soberbia; pero el desconocimiento de Dios genera desesperación.


¿Qué es la avaricia? Un continuo vivir en la pobreza por temor a ser pobre.



San Bernardo de Claraval

San Bernardo de Claraval, (1091-1153) Eclesiástico francés.