Amar sin ser amado, es como encender un cigarrillo con una cerilla ya apagada.

George Sand

Quien gobierna a un pueblo dando buen ejemplo se parece a la estrella polar, que permanece inmutable mientras los astros dan vueltas a su alrededor.

Confucio

No siempre es la multitud la poseedora de la verdad absoluta.

André Maurois

Es mejor ser un joven abejorro que una vieja ave del paraíso.

Mark Twain

El hombre que comprendiese a Dios sería otro Dios.

René de Chateaubriand

La ociosidad es la madre de todos los vicios.

Jostein Gaarder

La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra sólo se muere una vez.

Winston Churchill

Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del gobierno. Es defensor de su libertad.

Simón Bolívar

El odio no es más que carencia de imaginación.

Graham Greene

Las muchas promesas disminuyen la confianza.

Quinto Horacio Flaco


Jesucristo


No juzguéis a los demás si no queréis ser juzgados. Porque con el mismo juicio que juzgareis habéis de ser juzgados, y con la misma medida que midiereis, seréis medidos vosotros.


Nos hartamos de andar por sendas de iniquidad y perdición, atravesamos desiertos intransitables.


El mal no es lo que entra en la boca del hombre, sino lo que sale de ella.


Porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.


Por sus frutos los conoceréis.



Jesucristo

Jesucristo, (4 AC-30) Fundador del cristianismo.