El secreto de mi felicidad está en no esforzarse por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo.

André Gide

No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicarselo a tu abuela.

Albert Einstein

El niño reconoce a la madre por la sonrisa.

Leon Tolstoi

El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil.

Leon Tolstoi

Sin música la vida sería un error.

Friedrich Nietzsche

Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de oscuridad para brillar.

Arthur Schopenhauer

Del fanatismo a la barbarie sólo media un paso.

Denis Diderot

A los silenciosos no se les puede quitar la palabra.

Stanislaw Jerzy Lec

Los discursos inspiran menos confianza que las acciones.

Aristóteles

Tarea delicada la de apaciguar muchedumbres, porque hacer mucho puede ser tan funesto como no hacer nada.

Thomas Carlyle


Ferdinand Galiani


Al hacer una profunda reverencia a alguien, siempre se vuelve la espalda a algún otro.


Lo importante no es curarse, si no vivir con sus males.


Existe, en verdad, un magnetismo, o más bien una electricidad del amor, que se comunica por el solo contacto de las yemas de los dedos.


El valor es el resultado de un grandísimo miedo.


Resulta una gran verdad que el destino es una ley cuyo significado se nos escapa, porque nos faltan una inmensidad de datos.



Ferdinand Galiani

Ferdinand Galiani, (1728-1787) Diplomático y economista italiano.