Inocente es quien no necesita explicarse.

Albert Camus

No solamente es ciega la fortuna, sino que de ordinario vuelve también ciegos a aquellos a quienes acaricia.

Marco Tulio Cicerón

La grandeza de un hombre está en saber reconocer su propia pequeñez.

Blaise Pascal

Una buena conciencia no teme a ningún testigo.

Lucio Anneo Séneca

La lectura es la gran proveedora de argumentos, la clave para que los demás te escuchen.

José Miguel Monzón

Todo deseo estancado es un veneno.

André Maurois

Lo característico de la vida actual no son la inseguridad y la crueldad, sino el desasosiego y la pobreza.

George Orwell

La vida es sólo un vistazo momentáneo de las maravillas de este asombroso universo, y es triste que tantos la estén malgastando soñando con fantasías espirituales.

Carl Sagan

Ni pidas a quien pidió, ni sirvas a quien sirvió.

Refrán

El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos.

Aristóteles


Cesare Cantù


El dinero consagrado a la beneficencia no tiene mérito si no representa un sacrificio, una privación.


El pan más sabroso y la comodidad más agradable son los que se ganan con el propio sudor.


El dolor tiene un gran poder educativo; nos hace mejores, más misericordiosos, nos vuelve hacia nosotros mismos y nos persuade de que esta vida no es un juego, sino un deber.


Sólo pensar en traicionar es ya una traición consumada.



Cesare Cantù

Cesare Cantù, (1804-1895) Historiador italiano.