Dios hizo el campo, y el hombre la ciudad.

William Cowper

A veces el llanto hace más beneficio que la risa.

Pedro Muñoz Seca

Los hombres siempre desaprueban lo que no son capaces de hacer.

Cristina II

Lo que hace falta es someter a las circunstancias, no someterse a ellas.

Quinto Horacio Flaco

El amor es un niño grande; las mujeres, su juguete.

Severo Catalina

No solemos considerar como personas de buen sentido sino a los que participan de nuestras opiniones.

François de la Rochefoucauld

Las ganancias mal logradas reportan pérdidas.

Eurípides de Salamina

Cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol; no vaya a ser la sombra de un pigmeo.

Novalis

Si da el cántaro en la piedra, o la piedra en el cántaro, mal para el cántaro.

Refrán

El adulterio es justificable: el alma necesita pocas cosas; el cuerpo muchas.

George Herbert

Eduardo Galeano


Yo escribo para quienes no pueden leerme. Los de abajo, los que esperan desde hace siglos en la cola de la historia, no saben leer o no tienen con qué.


La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respetuo mutuo.


Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.


La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.




Eduardo Galeano, (1940-?) Escritor y periodista uruguayo.