La filosofía es una meditación de la muerte.

Erasmo de Rotterdam

En el fondo de nosotros mismos siempre tenemos la misma edad.

Graham Greene

Fuertes razones, hacen fuertes acciones.

William Shakespeare

Más vale el buen nombre que las muchas riquezas.

Miguel de Cervantes Saavedra

Las leyes se han hecho para el bien de los ciudadanos.

Marco Tulio Cicerón

Poned atención: un corazón solitario no es un corazón.

Antonio Machado

Desventurado el hombre que no tiene quien le amoneste cuando tiene necesidad de ello.

Juan Luis Vives

El que no da un oficio a su hijo, le enseña a ser ladrón.

Proverbio turco

Algún día la ciencia puede llegar a tener la vida del hombre en sus manos y, haciendo estallar el mundo la especie humana puede incurrir en un suicidio colectivo.

Henry Adams

El que puede prescindir del ser amado puede prescindir de todo.

André Maurois


Diógenes Laercio


La envidia es causada por ver a otro gozar de lo que deseamos; los celos, por ver a otro poseer lo que quisiéramos poseer nosotros.


Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar.


La cultura es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.


Para casarte, cuando joven es temprano y cuando viejo es tarde.



Diógenes Laercio

Diógenes Laercio, (S. III AC-?) Historiador griego.