Los solteros saben más acerca de las mujeres que los casados; si no fuese así, ellos también lo estarían.

Henry-Louis Mencken

Dios mira las manos limpias, no las llenas.

Publio Siro

La patria del escritor es su lengua.

Francisco Ayala

La libertad abstracta, al igual que otras simples abstracciones, no puede ser encontrada.

Edmund Burke

El avión es solamente una maquina, pero qué invento tan maravilloso, qué magnífico instrumento de análisis: nos descubre la verdadera faz de la Tierra.

Antoine de Saint-Exupéry

El hombre famoso tiene la amargura de llevar el pecho frío y traspasado por linternas sordas que dirigen sobre ellos otros.

Federico García Lorca

Cuanto mejor es el bueno, tanto más molesto es para el malo.

San Agustín de Hipona

Si abordas una situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces.

Adam Smith

Algunos dicen que el trabajo duro no ha matado a nadie, pero yo me digo ¿Por qué arriesgarse?

Ronald Reagan

La única simplicidad que vale la pena de conservar es la del corazón, la simplicidad que acepta y goza.

Gilbert Keith Chesterton


Robert Green Ingersoll


En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias.


La verdadera civilización es aquella en la que todo el mundo da a todos los demás todos los derechos que reclama para sí mismo.


La cólera es una ráfaga de viento que apaga la lámpara de la inteligencia.



Robert Green Ingersoll

Robert Green Ingersoll, (1833-1899) Politico y orador norteamericano.